miércoles, 30 de abril de 2014

Clásicos: Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll

¿En qué se parece un cuervo a un escritorio?
Estaréis de acuerdo en que esta novela no necesita ninguna carta de presentación, ¿verdad? Nos encontramos esta vez con un clásico de lectura obligada, especialmente por las reacciones tan dispares que despierta en cada lector. Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas puede parecer un disparate desprovisto de todo significado; no obstante, os aseguro que este sinsentido esconde un enorme sentido. Aunque tradicionalmente ha sido catalogado como clásico de la literatura infantil, lo cierto es que podemos leerlo a cualquier edad; es más, creo que sería recomendable hacer una lectura siendo lo suficientemente maduros como para entenderla mejor, pues el mensaje que subyace en esta gran locura es demasiado complejo como para procesarlo en una primera e inocente lectura.

Hayáis leído o no la novela de Lewis Carroll, estoy seguro de que conocéis a la perfección esta historia. Todo el mundo la conoce. Alicia es un icono mítico de la literatura universal cabe decir que las diferentes versiones cinematográficas de la historia original de Lewis Carroll han contribuido en gran medida a popularizar su obra—. En cualquier caso, esta es una novela que despierta una gran curiosidad, y que completa a la perfección cualquier idea que podamos haber extraído a partir de las películas sobre el País de las Maravillas y su verdadero significado. 
Debéis saber que no es una novela demasiado convencional, aunque eso se intuye desde el principio. Una vez Alicia cae por la madriguera, todo deja de tener sentido. Nos sumergimos en una fantasía onírica donde los juegos de palabras y las metáforas están a la orden del día. La travesía de Alicia por esas tierras nos permite ver el mundo de una nueva forma; es, en definitiva, un mundo patas arriba donde los animales son capaces de hablar y los adultos se comportan como críos. Conocemos a personajes tan entrañables como el Sombrerero, la Reina de Corazones, el gato de Cheshire o el Conejo Blanco, y todos ellos desempeñan un papel fundamental en el entramado demencial que es Alicia en el País de las Maravillas.

Además, es un libro muy ágil y endiabladamente divertido, por lo que se despacha en una tarde. Yo he tenido la suerte de leer la fantástica edición de la editorial Blume, que cuenta con setenta ilustraciones del polifacético ilustrador australiano Robert Ingpen, todas ellas preciosas. Este es un libro con una potencialidad visual increíble, por lo que os recomiendo leer una edición ilustrada, y esta es de las mejores que he visto. Os dejo aquí su ficha en la web de la editorial, donde podréis ver algunas imágenes del interior del libro.

¿Qué más se puede decir de esta maravilla de libro? En definitiva, debéis leerlo al menos una vez en la vida, ya que es impresionante la cantidad de lecturas que puede llegar a tener e imposible que quedéis indiferentes ante el mayor sinsentido jamás escrito. 

martes, 22 de abril de 2014

Recomendación del mes: Marzo

No pude leer gran cosa en el mes de marzo, pero aun así me costó elegir entre La luna no está y Un monstruo viene a verme para coronar esta sección. Aunque la novela de Nathan Filer me gustó mucho, en esta ocasión me quedo con la de Patrick Ness. ¿Los motivos? Principalmente, el hecho de que en poco más de doscientas páginas puedan caber tantísimas emociones. Se trata, pues, de una especie de cuento con moraleja en el que hay lugar para lo fantástico. Lo que dije en la reseña:
Un monstruo viene a verme, que me ha recordado en buena parte a Canción de Navidad de Dickens, podría llegar a convertirse en un cuento moderno, en un retrato sobre la reacción del ser humano frente a situaciones extremas. En muy pocas páginas, Patrick Ness consigue encajar temas tan trascendentales que la reflexión se convierte en una tarea obligatoria; y, al final, quedamos desbordados por ese torrente de vida que permanece. Esa es la gran verdad, al fin y al cabo. Los lazos que nos unen a la vida son algo inexplicable. 
De veras, Un monstruo viene a verme es muy, pero que muy recomendable. Además, en este caso no es válida la excusa de la falta de tiempo: ¡doscientas páginas se leen en un suspiro! 

domingo, 20 de abril de 2014

Hyde, de David Lozano

Despertando la oscuridad que habita en el ser humano. 
Hyde es la nueva e interesantísima novela de David Lozano, una fábula sobre la naturaleza humana que llevaba esperando meses, ya que es imposible no sentirse atraído por su espectacular premisa. Si bien podemos encontrar una gran cantidad de libros de este tipo, Hyde se distancia de cualquier otra novela del estilo por varios motivos. Además, y esto lo digo más bien a título personal, creo que el autor ha superpuesto el mensaje que subyace en la novela al verdadero misterio sobre quién es el artífice de las muertes. Os explico todo esto a continuación. 
En Hyde nos desplazamos junto a ocho muchachos a una gran finca perdida de la mano de Dios. Los chicos forman un grupo de lo más variopinto, aunque todos están ahí por la misma razón. A través de unos estudios previos, los muchachos han sido seleccionados para formar parte de un programa que pretende despertar el placer de la lectura en jóvenes que ni por asomo se acercan a un libro. Todo esto será posible mediante una terapia subliminal, esto es, a través de la exposición a contenidos que esconden mensajes subliminales que incitan a la lectura. Sin embargo, tras el brutal asesinato de una compañera del programa, los chicos entran en pánico. ¿Qué es verdaderamente el Proyecto Hyde?
Al estilo de una slasher movie, los jóvenes participantes del experimento viven bajo la incertidumbre de quién será el próximo asesinado. Y, por supuesto, ¿quién es el autor de las muertes? Todo se sucede de forma muy continuada; Lozano no da lugar para el aburrimiento, desgranando en pequeñas dosis el misterio que se esconde entre los muros de la finca. No obstante, ¿podemos hablar de misterio? Aunque hay factores de la ecuación que no terminaban de encajarme hasta que el autor los explica, debo decir que el mayor enigma de la novela podemos resolverlo con una enorme facilidad por nuestros propios medios. Debo decir que soy un lector curtido en este tipo de novelas, pero en el caso de Hyde nos encontramos con una prueba que evidencia sin lugar a dudas gran parte del misterio. Y hasta aquí puedo leer. 
Sin embargo, tengo la teoría de que el autor no se preocupa tanto por el misterio que envuelve al experimento de lo contrario, no incluiría de forma premeditada la pista que lo explica todo—, sino por el mensaje que quiere transmitir: todo ser humano está hecho de sombras que, en algún momento, pueden salir a la luz. 
Debo comentar también que hay dos líneas argumentales en la novela: la primera es, obviamente, la de los chicos encerrados en la mansión; una segunda línea argumental sigue las indagaciones del inspector Esteban Lázaro, que trata de descifrar el asesinato de un exitoso publicista. No hace falta decir que ambas líneas se encuentran estrechamente relacionadas, pero debéis leer la novela para descubrir los lazos que las unen. 
En definitiva, Hyde es una muy buena novela sobre monstruos y hombres que se funden en un solo ser donde el misterio no es tan importante como el retrato de la naturaleza humana. O, al menos, eso es lo que creo. Nos encontramos con un reparto de personajes muy interesantes Álvaro es, sin lugar a dudas, mi preferido—, y más de trescientas páginas de pura adicción. Bien hecho, Lozano. 
4/5 

martes, 15 de abril de 2014

Clásicos: Cumbres borrascosas, de Emily Brontë

¿Por dónde empezar? Quizá sea un buen principio describir cómo me sentí habiéndolo terminado, esto es, prácticamente inmóvil y desconcertado, sin saber muy bien qué acababa de leer y cómo me sentía al respecto. Ahora, tras coger un buen puñado de aire, soy capaz de hilar unas pocas frases e intentar expresar lo que es Cumbres Borrascosas que, en definitiva, es una travesía literaria que se debe emprender al menos una vez en la vida. 
Mi amor por Heathcliff se parece a las eternas rocas profundas, es fuente de escaso placer visible, pero necesario. Neli, yo soy Heathcliff, él está siempre, siempre en mi mente; no como un placer, como yo no soy un placer para mí misma, sino como mi propio ser. 
No sé en qué medida esto puede extrapolarse a todo el mundo, pero en lo que a mí respecta esta novela destaca porque se aleja diametralmente de la idea que preconcebía sobre ella. En otras palabras, Cumbres Borrascosas sorprende. Honestamente, hay muchos aspectos de la novela que permanecen siendo un misterio después de su lectura; ¿es una novela de amor?, ¿es la historia de una venganza? Cumbres Borrascosas puede llegar a ser todo, o nada. Esta infinitud interpretativa concede a la novela una tridimensionalidad excepcional. 
En mi opinión, la novela de Emily Brontë es una novela de pasiones que rozan lo demencial y políticamente correcto. Sus personajes, seres que por momentos tienen muy poco de humanos, se muestran como recipientes que desbordan todo un océano de violencia y pasión. Tanto es así que he tenido que leer la novela sin prisas, y parando a menudo para tomar aire, ya que la carga emocional que destilan estos personajes puede llegar a ser abrumadora. 
A todo esto, ¿de qué va Cumbres Borrascosas?
Como os he dicho, el factor sorpresa juega un papel fundamental en esta novela, y por mucho que os cuente es muy probable que os encontréis algo diferente a lo esperado. Pero, a grandes rasgos, podría decirse que este es el relato de dos familias. Todo empieza cuando el señor Lockwood alquila la Granja de los Tordos, propiedad del también dueño de Cumbres Borrascosas, el señor Heathcliff. Viéndose obligado a pasar una noche en las Cumbres a causa de un temporal, el señor Lockwood quedará profundamente interesado por esa familia, y es a raíz de ese interés por lo que empieza el verdadero relato. Así es, el grueso de la historia ya ha ocurrido, por lo que se recurre a varios narradores con el fin de participar en el relato de la misma. 
Podría hablar durante horas sobre Cumbres Borrascosas, pero lo único que pretendo con esta reseña es contagiaros un poco el entusiasmo que he sentido al leerla. Ante todo, es una novela que no dejará indiferente a nadie, ya que es no es fácil quedarse impasible ante ese torrente de grandes emociones que se desatan como truenos en la novela de Emily Brontë. 
Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP