viernes, 6 de junio de 2014

Los 100, de Kass Morgan

Mentirosos. Ladrones. Rebeldes. Héroes. 
Os cuento de qué va esto. La Tierra no es más que un cementerio tóxico después de una brutal guerra nuclear que asoló el planeta, inhabilitándolo y destruyendo todos sus recursos básicos. Sin embargo, la raza humana consiguió perpetuar la especie gracias a las expediciones espaciales enviadas desde la Tierra. Ahora, alrededor de trescientos años más tarde, se hace absolutamente necesaria una expedición a la inversa. Nadie sabe si la Tierra es habitable de nuevo, pero la desesperada situación que se vive en el espacio requiere de la misma manera un plan desesperado: la expedición de cien jóvenes delincuentes que deben reconolizar la Tierra. Ha llegado el momento de averiguar si tal cosa es posible. 
Como sabéis, existe una serie basada en esta novela que retransmite cada semana la cadena norteamericana The CW. Comencé a seguirla cuando se estrenó, allá por abril, ya que la premisa era irresistible; no obstante, la dejé abandonada porque no me terminaba de convencer. Había oído que entre la serie y la novela había más de una diferencia, por lo que quería darle una oportunidad a Kass Morgan y a sus cien. Y me he encontrado con una novela muy entretenida que, sin embargo, se queda a mitad de camino. Aunque la premisa podría dar mucho más de sí, la autora se limita a introducirnos en su mundo, dejando abierta la puerta a algo que puede ser muy grande. 
Quería leer algo ligero, ya que aún sigo algo ocupado con los últimos coletazos de la carrera y no dispongo del tiempo necesario como para leer algo de George R. R. Martin; pues bien, en este sentido, Los 100 cumple con su función de aportarnos unas pocas horas de puro entretenimiento. Nada más que eso. Podríais pensar que el tema que trata daría lugar a una profunda reflexión sobre qué estamos haciendo con nuestro planeta... pero no. No estamos ante esa novela. Los 100 no deja de ser una novela juvenil, así que nos llega con su dosis necesaria de amoríos; no en vano la contraportada avisa de que los jóvenes, si quieren sobrevivir, tendrán que aprender a confiar los unos en los otros e, incluso, deberán dar al amor una segunda oportunidad.  
A través de cuatro personajes muy distintos entre sí, acompañaremos a los cien en su expedición a través de la Tierra. Morgan nos ofrece una novela llena de misterio, supervivencia, amistad y amor que puede llegar a gustar mucho; sin embargo, los amantes del género sci-fi podrían quedar profundamente decepcionados con esta novela, ya que se limita a sentar las bases de lo que será. Porque, efectivamente, será una trilogía cuya segunda entrega, Day 21, se publicará en septiembre. Respecto a la serie, pretendo darle una oportunidad al resto de la primera temporada, ya que no me estaba disgustando del todo; además, ha sido renovada por una segunda tanda de capítulos que pueden ir a mejor. En cualquier caso, si buscáis una lectura amena, Kass Morgan os la garantiza.
3,5/5

2 comentarios:

  1. Yo miro la serie, acabó de terminar el capítulo 11,de 12 publicados y 13 que van a constituir la 1º temporada. Abandoné la serie como en el capítulo 6, porque me había aburrido mucho, pero me obligue a seguir viendola, y no me arrepiento para nada. Se ha convertido en una serie bastante entretenida, que con las bajas expectativas que traía, a repuntado bastante, no es ni de lejos una de mis series favoritas, pero ahora puedo decir que promete. De todos modos, no leería el libro, me parece algo repetitivo y si bien la serie entretiene, no me llama tanto la atención como para leerlo. Me gusto tu reseña, besootee

    ResponderEliminar
  2. La serie me gusta y espero que la novela también lo haga, en mayor o menor medida. La historia en sí promete pero también noto, mientras avanzo por la serie, que falta mucho por expotar...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP