miércoles, 18 de junio de 2014

Amy y Roger, de Morgan Matson

Para encontrar el verdadero camino, a veces tienes que perderte
Vaya, ¡menuda sorpresa! Amy y Roger no es nada de lo que me imaginaba que sería y, al mismo tiempo, es todo lo que necesitaba leer en este momento. A juzgar por ese subtítulo, pensaba que se trataba de una novela de lo más pastelosa donde, una vez más, dos chicos se enamoraban fugazmente y emprendían un viaje haciendo toda clase de locuras. Pues bien, en Amy y Roger encontraréis muy poco de lo primero, y muy mucho de lo último. 
Tenemos a dos personajes que comparten protagonismo: por un lado Amy, una chica que aún trata de recuperarse de la muerte de su padre, un suceso fatal que ha dejado secuelas imborrables en la joven; por el otro lado tenemos a Roger, que también arrastra sus propios fantasmas, a los que está dispuesto a seguir hasta su escondite. Ambos chicos son dos completos desconocidos se conocen de la infancia, pero ni siquiera se acuerdan el uno del otro. ¿Qué es lo que los lleva a emprender un viaje en coche a través de medio país? Una razón puramente logística. Amy es incapaz de conducir después del trágico fallecimiento de su padre, y su madre creyó necesario para el bien de la familia comenzar una nueva vida en otro estado, Connecticut. 
Mientras su madre se establece en dicho estado, Amy aún debe terminar sus estudios en California. No obstante, aún hay ciertos asuntos que solucionar en California, entre otras cosas, el del coche. Alguien tiene que hacerse cargo de conducir el coche hasta Connecticut, y esa persona puede ser cualquiera excepto Amy. ¿Quién lo hace, entonces? ¡Bingo! Roger, que casualmente tiene que viajar cerca de Connecticut o relativamente cerca, al menos, es el encargado de conducir el coche. Así, los dos chicos emprenden un largo e inesperado viaje que les depara encuentros y algún que otro desencuentro, grandes experiencias y, sobre todo, montañas y montañas de comida rápida. 
Amy y Roger me ha gustado porque es el libro perfecto para evadirse unas buenas horas. Os lo digo totalmente en serio: abrir Amy y Roger es aparcar los problemas de estudiante-acabando-una-carrera, y disfrutar como un niño del épico rodeo de dos chicos un poco perdidos en el mundo que tratan desesperadamente de encontrarse. Quizá ese subtítulo pueda llevar a engaño, ya que Amy y Roger no es una historia de amor o sí, aunque no es principalmente una historia de amor, sino una historia de superación, de búsqueda y de exploración. Amy y Roger es una lección, un viaje del que solo conocemos el destino, aunque no la ruta que debemos atravesar para llegar al final del camino. Amy y Roger es, en definitiva, un libro maravilloso, un poco atípico, y totalmente recomendable. Es, además, una lectura perfecta para esta vacaciones que, afortunadamente, están a la vuelta de la esquina. L e e d l o.
4,5/5

4 comentarios:

  1. Hola^^
    Le tengo unas ganas tremendas a este libro >.<
    besos

    ResponderEliminar
  2. No dejo de ver este libro por cada blog que paso y la verdad que me pica mucho la curiosidad.

    Un besiño

    ResponderEliminar
  3. -- ¡Saludos!
    Revisando el directorio de blogs literarios he descubierto este blog, ¡y menuda sorpresa! ¡Ya tienes un seguidor más!

    ¿Te gusta escribir? Si es así, te animo a que te pases por mi proyecto de relatos encadenados "Lectureka INK" (http://libroslectureka.blogspot.com.es/p/lectureka-ink.html).

    ¡Un saludo! ¡Y perdón por el spam!

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP