miércoles, 30 de octubre de 2013

In My Mailbox 22

Después de meses sin incluir esta sección en el blog, vuelvo a las andadas para mostraros las que serán mis próximas lecturas, y no son en absoluto pocas.

Empezamos, pues. 

Empezamos con Tormenta, de Jay Kristoff. Se trata de la primera parte de la trilogía Las guerras del loto. Ya lo he leído, y como os pude comentar en la reseña, ha sido una muy buena lectura. Kristoff nos traslada a un escenario bastante desconocido en literatura juvenil, y no es otro que Japón, el gran imperio del Sol Naciente. Y lo mejor de todo es que no es un Japón convencional, sino con toques steampunk, un subgénero que desde siempre ha estado muy ligado con el Londres victoriano. Si además añades una buena protagonista, un poco de mitología y mucha acción, os encontráis con una novela a tener en cuenta. 

Después tenemos una dosis de realismo con Eleanor & Park, de Rainbow Rowell. Tiene pinta de ser algo dramático, pero lo que yo disfruto con este tipo de novelas no tiene nombre. Se está hablando excepcionalmente bien de este libro, al que ya le había echado el ojo en inglés. Caerá muy, muy pronto, así que en su reseña os podré hablar largo y tendido de esta novela que ya intuyo que me va a gustar mucho. No sé, me da buenas vibraciones. Esa portada tan sencilla, la descripción de los protagonistas en las solapas y las buenas críticas que preceden a la novela no son malos alicientes. Muy pronto tendréis mi opinión. 

Más fantasía juvenil. En este caso os hablo de Fuego, escrito por el tándem que forman Mats Strandberg y Sara B. Elfgren. Segunda parte de la trilogía Engelfors, cuyo primer título me en-can-tó. Debo admitir que no es el colmo de la originalidad, pero esta seaga tiene algo que no sabría describir; tiene un magnetismo que me atrae irremediablemente. Creo que será mi próxima lectura, ya que hace más de un año que leí la primera parte y necesito saber cómo continúa esta historia de brujas adolescentes. Espero que esté a la altura de las circunstancias, aunque tal y como se quedó todo en el desenlace de El círculo, esta segunda parte tiene mucho potencial y puede superar en muchos aspectos a su antecesora. Espero que así sea.


El primer viaje de Sócrates se presenta como una road novel. Su autor, Emil Ostrovski, es un joven de tan solo veintitrés años; se trata de su primera novela, y poco puedo contaros acerca de ella. Como os digo, es un viaje, aunque no sabría deciros cuál es su destino. Quizá es un viaje hacia lo desconocido, quién sabe. La editorial es Nube de Tinta, que hasta ahora no me ha defraudado con ninguna de sus otras publicaciones. Espero algo sorprendente de este joven autor. Es la novela más corta de este grupo, por lo que me servirá de puente entre otras dos algo más extensas. Caerá pronto, así que permaneced atentos.  

Y el último libro del grupo no es otro que Colisión, de Elizabeth Norris. Tampoco tiene mala pinta; es más, es uno de los libros que más me llaman la atención de entre estas lecturas, aunque todas son tan atrayentes que no sé en qué orden irán cayendo. Por lo que he leído —y por esa frase de la portada— en Colisión asistimos a una cuenta atrás para salvar el mundo. Premisa algo trillada, debo admitir, aunque no se han dicho malas cosas de la novela, por lo que espero algo de originalidad por parte de su autora. Es de Plataforma Neo, otra de esas editoriales que hasta el momento no me han decepcionado, así que tengo muchas esperanzas puestas en su nueva publicación.


Esta temporada se lleva lo juvenil, por lo que veis. No he querido incluir, sin embargo, otras novelas que estoy leyendo o voy a leer en breve, aunque algunas de ellas las reseñaré. Es el caso de Las desventuras del joven Werther, que incluiré en la sección de clásicos. También he tenido que leer para clase Hard Times, de Dickens, aunque creo que esa novela no la reseñaré. En cualquier caso, ¿qué os parecen los libros que os he enseñado en el IMM de este mes? 
¿Habéis leído o pensáis leer alguno de ellos? 
¡Contadme! 

lunes, 28 de octubre de 2013

Tormenta, de Jay Kristoff

El loto debe florecer.
De Tormenta han dicho cosas francamente buenas, desde autores de la talla de Patrick Rotfhuss hasta el mismísimo creador del subgénero literario al que pertenece esta novela —el steampunk—, que afirma lo siguiente: 
“Jay Kristoff conduce el género steampunk justo hacia donde debe ir, lejos de las sobreexplotadas calles del Londres victoriano para abrirlo al mundo.”
Segunda parte de la trilogía
Así resulta imposible no sentir un mínimo de interés por la novela de Jay Kristoff. Y, después de devorarla en tres días, lo único que puedo hacer es tratar de contagiaros mi entusiasmo por ella y recomendarla encarecidamente. Tormenta es una novela increíble. Debo confesar que al principio me costó un poco entender el complejo universo creado por Kristoff; los primeros capítulos son muy descriptivos e incluyen muchos términos propios de dicho mundo, por lo que es probable que os sintáis ligeramente confusos en esa parte. Por suerte, la editorial ha tenido la buena idea de incluir al final de la novela un glosario al que podemos echar mano en cualquier momento para situarnos mejor. 
Con Tormenta hacemos un viaje hacia las islas de Shima, que en los últimos tiempos se han ido degradando hasta límites preocupantes. Regidas por el Shōgun, las islas de Shima subsisten gracias al loto, una energía de doble filo, ya que su uso —como combustible o incluso como droga— contamina gravemente la naturaleza. Nos encontramos pues ante una tierra agonizante, tal y como reza la contraportada, cuyos cielos son rojos y la tierra ha sido emponzoñada por las máquinas que funcionan mediante el vapor del loto rojo. Ante esta situación, el gran Shōgun apenas busca soluciones y se preocupa más por la última visión que ha tenido; en ella, cabalgaba a lomos de un majestuoso arashitora, un tigre del trueno. Así, el emperador encarga a los cazadores de su corte que le traigan uno de esos tigres. Solo hay un problema: los tigres del trueno se extinguieron hace más de cien años. Sin embargo, los cazadores deben hacer todo lo posible por encontrar un arashitora, ya que se juegan su propia vida en tal empresa.
Y es después de esta parrafada cuando puedo hablaros por fin de Yukiko, la protagonista. Hija del gran Masarusan, Maestro Cazador, Yukiko es una joven de dieciséis años que desde hace años ha cumplido un papel que le viene grande. Con un don del que obviamente no puedo hablaros, Yukiko es incapaz de permanecer callada ante la situación que se vive en el imperio, por lo que tendrá un rol imprescindible para que se produzca un cambio. Yukiko es una protagonista como pocas; arrastra un pasado —e incluso un presente— difícil, con el que debe lidiar a diario. Tiene un carácter muy fuerte y no duda ni un momento cuando tiene que soltar un puñado de verdades, por lo que pasa a ser una de las mejores protagonistas que he tenido el placer de conocer. 
Por supuesto, hay otros personajes que me han gustado y de los que podría estar hablando largo y tendido, aunque la reseña me está quedando muy extensa, por lo que simplemente nombraré al misterioso Kin o incluso al gran Shōgun como algunos de mis personajes preferidos; por supuesto, no me olvido del tigre del trueno, uno de los puntos fuertes de Tormenta
Nos encontramos ante una novela increíblemente original, y no solo por pertenecer al género steampunk, ya que os recuerdo que Tormenta es innovadora incluso dentro de ese género. Kristoff nos presenta una sociedad muy compleja, que iremos desentrañando poco a poco, página a página. Clanes, mitología japonesa, dioses vengativos, dragones y grifos, leyendas, dones peligrosos... Tormenta tiene todo y eso y muchísimo más. La única pega que le encuentro es lo que he comentado al principio, y es que la narración de Kristoff puede resultar abrumadora al hacer referencia a todos esos conceptos. Sin embargo, nos acostumbramos pasados unos capítulos; después de eso, os encontraréis inmersos en este Japón steampunk, acompañados de Yukiko y el arashitora, cubiertos de una nube de polvo de loto y con ganas de poner en jaque a todo un imperio y cambiar el destino de sus habitantes de forma irrevocable. 
4,5/5

domingo, 27 de octubre de 2013

Estoy leyendo: Tormenta, de Jay Kristoff

Sinopsis: 
Una tierra agonizante
El Imperio Shima, una nación formada por islas, fue antaño una tierra fértil, cuna de tradiciones y mitos centenarios. Ahora sus cielos son rojos y la tierra ha sido emponzoñada por las máquinas que funcionan mediante el vapor del loto rojo.
Una petición imposible
Los cazadores de la corte imperial de Shima reciben el encargo de capturar a un tigre del trueno, una criatura mitológica mitad águila, mitad tigre. Pero los tigres del trueno se extinguieron hace más de cien años. Y el precio por fallarle al emperador es la muerte.
Un talento secreto
Yukiko es una joven del clan del zorro y posee un don que, de descubrirse, podría hacer que la ejecutaran. Cuando el tigre del trueno se cruza en su camino y averigua cómo usarlo, esta joven muchacha pondrá en jaque a todo un imperio y cambiará el destino de todos sus habitantes de forma irrevocable.
Viene recomendada por Patrtick Rothfuss —autor de El nombre del viento y El temor de un hombre sabio—, que la define como una novela sobre un Japón feudal steampunk lleno de criaturas mitológicas, disturbios sociales y con una protagonista potente. Y, al igual que Rothfuss, me he perdido todo lo que venía después de Japón feudal steampunk. 
Tormenta no pinta bien. Tormenta pinta increíblemente bien. Tengo las expectativas muy altas, pero por ahora Jay Kristoff me tiene más que ganado. Os contaré mucho más en la reseña, que saldrá mañana.

viernes, 25 de octubre de 2013

Lo que encontré bajo el sofá, de Eloy Moreno

Demasiados gusanos para tan poca manzana.
Con la cantidad de adjetivos que tenemos en nuestra lengua, y que me cueste encontrar alguno realmente apropiado para describir Lo que encontré bajo el sofá. Sí que me vienen muchos a la mente, pero no ilustran apropiadamente lo que he experimentado con esta novela.
Lo que encontré bajo el sofá es un libro maravilloso. 
Bien, no me parece un mal comienzo. Sin embargo, debo aconsejaros —y al mismo tiempo advertiros— algo: cuanto menos sepáis de esta novela antes de adentraros en su apasionante lectura, mucho mejor. Como el propio autor define en su contraportada, esta es una novela de secretos. Secretos a voces, secretos tallados en forma de una fecha... Secretos. Todo lo que encontramos bajo el sofá cuando nos da por correrlo para limpiar. 
En esta novela estás tú, o tu madre, o tu tío que acaba de quedarse en el paro, o tu amiga que tiene miedo de algo —o de alguien—, o tu primo que se está preparando unas oposiciones. Porque, ante todo, lo que Eloy Moreno ha creado con sus manos no es solo un puñado de páginas encuadernadas, sino un espejo. Lo que encontré bajo el sofá es el espejo de una sociedad, la nuestra. Puedes mirarte en él con la seguridad de verte reflejado en alguna situación, o descubrirte compartiendo algún deseo oculto, o una reflexión, un pensamiento, o una intención. Podría decirse entonces que es una novela de fuerte contenido social ya que, como digo, es el claro reflejo de una sociedad que se tambalea. 
Por supuesto, tenemos una serie de personajes que protagonizan una historia de ficción, aunque incluso todas esas vivencias dan la impresión de poder tocarse. Con esta novela agudizaréis vuestros sentidos, ya que da la sensación de poder oír, ver e incluso tocar y oler cada una de las escenas protagonizadas por unos personajes que bien podrían ser conocidos nuestros, o incluso nosotros mismos. Es trabajo del lector hacer que las páginas escritas por el autor cobren vida, y para ello no hace falta tener mucha imaginación, ya que todo lo que ocurre en esta novela nos resulta muy familiar. 
Además, hay momentos en los que ese realismo ácido y crítico se funde con una suerte de onirismo encarnado en las leyendas e historias que el autor incluye. No en vano ha elegido Toledo como principal escenario del libro, que tiene además como protagonista a una mujer que llega por primera vez a la ciudad. De esta manera, Eloy Moreno nos hace una visita guiada por esa ciudad llena de misterio y leyenda; junto a Alicia, la protagonista, viaja el lector, que ve a través de sus ojos cada una de las calles de Toledo. No obstante, yo me he quedado con muchas ganas de visitar la ciudad, por lo que será uno de mis próximos destinos en cuanto pueda permitírmelo. 
En cuanto a aspectos técnicos, podría subrayar la prosa tan poética con la que el autor hace esta emocionante narración. Por otro lado, se decanta por capítulos muy cortos, lo que hace que la lectura no nos lleve más de un par de días, aunque bien podría haberme quedado acompañando a Alicia durante un mes. 
En definitiva, nos encontramos ante una novela de sobresaliente. Es el reflejo de lo que vemos a diario, una imagen panorámica y fiel de lo que ocurre hoy en día en esta sociedad llena a rebosar de gusanos. Es la primerísima vez que leo a Eloy Moreno, pero me he quedado con muchísimas ganas de más; por suerte, tiene otra novela publicada que os debe sonar sin más remedio: El bolígrafo de gel verde. Caerá pronto, sin duda alguna. 
Aquí podéis ver el booktráiler que han preparado para la ocasión. 

5/5

lunes, 21 de octubre de 2013

Pero a tu lado, de Amy Lab

Cuando el gran misterio de nuestras vidas está más cerca de lo que pensamos. 
No he tenido el placer de leer Nunca digas nunca, la primera novela publicada de Amy Lab, aunque Aineric me habló muy bien de ella, por lo que me quedé con ganas de conocer a esas dos autoras escondidas tras un seudónimo tan internacional. Ahora, el tándem femenino Amy Lab publica una nueva novela, y puedo decir que me ha gustado mucho.
Lo primero que sorprende de Pero a tu lado es su extensión, pues abarca más de 500 páginas. Sin embargo, esto no os debería echar atrás porque Amy Lab, a través de un estilo aparentemente sencillo, pero muy cuidado, nos sumerge en una lectura muy amena, por lo que no hay lugar para el aburrimiento. Cabe destacar además la importancia que se le da al misterio principal del libro, un enigma que se va desentrañando poco a poco, haciendo que el lector —es decir, yo— no pueda despegarse de las páginas. Literalmente. En Pero a tu lado asistimos a una red de intrigas que nos exigen una intervención por nuestra parte; así, nos hacemos partícipes de ese misterio e intentamos descifrarlo. Aunque, por mi parte, sin éxito. 
Por otro lado, el elenco de personajes me ha parecido muy bueno, todos ellos creíbles y muy bien perfilados. Por supuesto, el personaje que más me ha llamado la atención es el enigmático Oliver, aunque la protagonista, Alexia, no defrauda como tal. A través de sus ojos veremos cómo se enfrenta a un nuevo año en el instituto, siempre acompañada de sus inseparables amigos. Hay además un buen número de personajes secundarios, algunos de ellos muy arquetípicos, pero que resultan agradables para el conjunto de la novela. 
Estas dos autoras madrileñas saben perfectamente lo que se hacen y, en Pero a tu lado, meten en una coctelera un buen puñado de ingredientes que hacen de esta, su segunda novela, una opción nada desdeñable para pasar unos días acompañados de Alexia y Oliver, siendo testigos de cómo el misterioso chico se va haciendo cada más presente en la vida de la joven. Mientras tanto, no podremos obviar ese misterio, que no nos dejará descansar hasta que salga a la luz. Sin duda, Pero a tu lado tiene unos alicientes muy llamativos para llamar nuestra atención. 
Pero a tu lado no es una novela juvenil más, aunque pueda parecerlo a simple vista. Con unos personajes fuertes y carismáticos, esta novela consigue absorbernos como muy pocas lo hacen. Personalmente me he quedado con ganas de leer la anterior novela de estas dos autoras, que se han ganado a pulso un adepto más. Os invito además a que leáis la entrevista que les hizo Aineric.

4/5

lunes, 14 de octubre de 2013

The Duff, de Kody Keplinger

La típica amiga gorda y fea de cada grupo de amigos.
No es un término muy agradable, pero esa viene a ser la traducción literal de DUFF (Designated Ugly Fat Friend), además de una buena excusa para escribir una novela de enredos que destaca por su desvergüenza y fidelidad hacia la realidad. Sí, The Duff está muy lejos de ser original; sigue siendo una novela de instituto americano. Sí, The Duff está muy lejos de ser una novela perfecta; he oído por ahí que la autora la terminó antes incluso de abandonar el instituto. Sí, en The Duff se pueden mejorar muchas cosas; ¿cómo voy a rebatir esto? ¡Todo se puede mejorar siempre! Pero, aun así, The Duff tiene un algo inexplicable, una especie de magnetismo que no te suelta desde la primera página. Si bien no me ha parecido de lo mejor que he leído en mi vida, debo reconocerle a Koplinger su manera de desmarcarse del resto de novelas juveniles salpicando a su obra de gotitas de realidad, de lo que los jóvenes de hoy en día viven realmente
Es cierto que nunca podremos identificarnos del todo en una novela de instituto americano, tal y como yo he bautizado a este subgénero. No tenemos coche a los dieciséis, no salimos de fiesta a las siete de la tarde y no utilizamos Cumbres borrascosas para guiar nuestros pasos vitales. Debemos descartar esos tópicos americanos porque nunca podremos sentirnos reflejados en ellos. Sin embargo, sí que podemos ver en la relación que mantienen los protagonistas un retrato fiel de la juventud. 
Bianca y Wesley. Wesley y Bianca. Son dos personas que no se gustan en absoluto al principio; a ella no le va el rollo mujeriego de Wesley, mientras que a él no le va... ella. Está mucho más interesado en sus amigas, por lo que recurre a la Duff del grupo para que sus amigas vean lo mono que es dándole conversación a Bianca, que se aburre más que una ostra en el pub. Por supuesto, Bianca se siente insultada cuando descubre el verdadero interés que Wesley tiene puesto en ella. Sin embargo, una cosa lleva a la otra y acaba enrollándose con él, empezando así una relación exclusivamente sexual. Ahí es donde yo quería llegar. Eso es lo que hace que The Duff se desmarque del resto de novelas juveniles. Koplinger hace un trato del sexo como algo natural, a la orden del día cuando hablamos de jóvenes de diecisiete años. Además, la autora es todo lo explícita que el lector necesita que sea; sin duda, trata el sexo de una forma perfecta. 
Por otro lado, hay otros muchos ingredientes que hacen de The Duff una lectura a considerar. Como decía, los dos protagonistas son un cóctel explosivo cuando andan juntos, aunque por separado no pierden ni un ápice de su carisma. Los secundarios, si bien son personajes algo más planos, tienen también su encanto. Es una novela relativamente corta, por lo que si os lo proponéis y os engancháis —que, creedme, os engancharéis— podéis leer en apenas dos tardes, por lo que se convierte en una opción perfecta para desconectar de todo durante unas buenas horas. 
¿Qué más podría decir de The Duff? Simplemente que os aconsejo su lectura. Para mí no ha sido el pelotazo literario de la temporada, lo admito, pero no puedo decir que no haya disfrutado su lectura en todo momento. The Duff es un espejo en el que te puedes mirar y sentirte, quizás, identificado. Es la historia de Bianca, de Wesley, de Casey, de Jessica, de relaciones que no pasan por su mejor momento y de otras que disfrutan del comienzo, de pasillos de instituto, de madrugadas, de pubs con música escandalosa, de Cherry Cokes, de noches de chicas y de, como su título indica, la típica amiga gorda y fea de cada grupo de amigos. The Duff.


4/5

miércoles, 9 de octubre de 2013

Estoy leyendo: The Duff, de Kody Keplinger

Sinopsis:
Bianca no se considera la más guapa del instituto, pero sí demasiado lista para dejarse engañar por el atractivo y mujeriego Wesley Rush. Por eso, cuando Wesley la llama Duff –apodo que utiliza para referirse a la chica menos agraciada de un grupo de amigas–, lo último que ella espera es acabar besándose con él. 
Pero ha pasado y, aunque lo odia con todas sus fuerzas, el beso le gusta. Y sin apenas saber cómo, empiezan una relación secreta de amigos (o enemigos) con derecho a roce. 
Poco a poco, Bianca descubrirá que tienen algo en común: ambos esconden un problema familiar. Resulta, además, que él la comprende y la escucha. De pronto se da cuenta, con horror, de que tal vez haya algo más que sexo entre ellos
Es el libro del que habla toda la blogosfera en estos momentos. Ya le había echado el ojo mucho antes de que Neo anunciara su publicación en español, ya que ha cosechado muy buenas críticas al otro lado del charco. Por ahora, solo puedo decir una cosa: The Duff se bebe. Las páginas pasan y pasan sin darme apenas cuenta, y debo decir que estoy disfrutándolo muchísimo. No creo que su lectura me lleve más de un par de días, así que espero poder traeros la reseña en breves. 
¿Lo habéis leído? ¿Pensáis hacerlo? 

lunes, 7 de octubre de 2013

Kate y sus hermanas, de Jessica Spotswood

Profecías y cazas de brujas en el Londres del siglo XIX. 


Las novelas de brujas siempre han ocupado uno de los primeros puestos en mi lista de preferencias literarias, por lo que no podía pasar sin leer Kate y sus hermanas. No sé en qué medida el título es acertado, pero la portada, eso sí, es absolutamente preciosa. Pues bien, dentro de las páginas de la novela de Jessica Spotswood encontraréis a muchas brujas —nunca sabes quién puede ser una—, una fatídica profecía, hechizos al más puro estilo Harry Potter... y todo ello ambientado en el maravilloso siglo XIX. No esperaba gran cosa de la novela, especialmente porque no conocía a la autora; no obstante, Kate y sus hermanas me ha acabado sorprendiendo para bien. Os cuento detalladamente.
Las hermanas Cahill —Kate, Maura y Tess, de mayor a menor en edad— son brujas. Al igual que su madre, quien les ha enseñado todo lo que saben sobre magia, lo cual no es mucho. Antes de morir, Anna —la madre— pidió desesperadamente a Kate que cuidara de sus hermanas y tratara por todos los medios que su secreto no saliera a la luz. Efectivamente, ser bruja no está muy bien visto. Es más, hay una Hermandad que vive en una constante caza de brujas, por lo que Kate y sus hermanas deben tener mucho cuidado. Todo se complicará cuando Kate tenga que declarar sus intenciones: bien casarse, o bien entregarse a la vida religiosa en el seno de las Hermanas. Además, la mayor de las Cahill ha hecho últimamente unos descubrimientos de lo más espeluznantes. Al parecer, existe una profecía que habla de tres hermanas, todas ellas brujas, capaces de devolver al gremio su antiguo poder. Eso, o desencadenar uno de los periodos más oscuros jamás vividos por la humanidad. 
Kate y sus hermanas dista mucho de ser perfecta y maravillosa, pero se desenvuelve bastante bien en el género que trata. Me ha gustado especialmente el tema de la persecución de brujas, mientras que la magia queda más bien en un segundo plano. Apenas se hacen hechizos, aunque es normal, ya que las Cahill intentan que nadie las descubra. Y hablando de ellas, he de decir que, en mayor o menor medida, las tres me han gustado como personajes. No obstante, es Kate la que carga con mayor peso protagonista, además de con la voz que narra la historia. Y, en ese aspecto, no me ha parecido insoportable, y eso tiene mérito con lo que se escribe hoy en día. La ambientación es otro de los puntos fuertes de Kate y sus hermanas. Nos encontramos en New London, a finales del siglo XIX. Ay, ¡cuánto me gustan las novelas de época! Carruajes, grandes casas de campo, meriendas semanales... Dios te bendiga, Jane Austen, por hacerme disfrutar de todo esto. 
En definitiva, Kate y sus hermanas es una buena novela juvenil. Entretiene en buena medida y deja con muchas ganas de más. Su final es más abierto que el Arco del Triunfo, por lo que espero que la editorial se anime a traer pronto la continuación de una trilogía que empieza muy bien.


3,5/5

jueves, 3 de octubre de 2013

Everfound, de Neal Shusterman

En busca de un mundo perfecto...

Everfound. Encontrados para siempre. Finalmente se desencadena en Everlost la batalla final en la que bandos completamente opuestos luchan por imponer su voluntad; en el caso de Mary, que sus niños vivan felices en la ignorancia, mientras que Nick intenta por todos los medios que alcancen la luz. Todo está muy reñido, por lo que cualquier cosa puede ocurrir. Si queréis saber cómo acaba todo, no tenéis más que adentraros en las páginas de Everfound, que pone el broche de oro para una serie casi perfecta. 
Cuando reseño un último libro de una serie, me cuesta mucho contenerme la lengua para evitar destripar detalles importantes, por lo que suelo hacer reseñas más breves que de costumbre. En este caso, voy a hacer exactamente lo mismo, ya que cualquier cosa que pueda decir de la trama podría ser un spoiler enorme. 
En Everfound convergen varias fuerzas; decidir qué bando es el correcto depende de la empatía que sintáis con cada personaje, ya que en este libro ni los malos son tan malos, ni los buenos lo son tanto. Los personajes actúan siguiendo unas firmes convicciones. Creen que todo lo que hacen es por el bien de Everlost, aunque más de uno alberga intenciones más egoístas. Sin embargo, son personajes fuertes y creíbles, con grandes proyectos. A estas alturas, después del largo camino que han debido recorrer, nos encontramos con unos personajes profundamente vinculados a Everlost; unos personajes que buscan ese mundo perfecto del que habla la portada. Nosotros, los lectores, conocimos todos los entresijos de Everlost gracias a Allie y Nick, que cayeron en ese mundo, completamente confusos, en el primer libro de la serie. Ahora ellos se sienten ligados a Everlost, por lo que intentan conseguir alcanzar su bienestar. 
En Everfound también conocemos nuevos personajes, como Jix, un secuestrador de piel de aspecto felino, o el Espectro de las Cicatrices, una extraña criatura que vive entre ambos mundos, el de los humanos, y Everlost. Tanto uno como otro serán de vital importancia para el devenir de los acontecimientos. Este última entrega de la trilogía es la más extensa con diferencia, aunque el ritmo es bastante pausado, pero regular. Como desenlace es, no obstante, totalmente satisfactorio, ya que no deja cabos sueltos y resulta ser de lo más intenso en ciertas partes.
Everfound cierra una trilogía que he disfrutado muchísimo. Neal Shusterman se ha convertido en uno de mis autores de literatura juvenil predilectos, tanto esta serie como su otra novela publicada en español, Desconexión —también de Anaya— me han encantado por sus premisas originales y el buen hacer del autor. Sin duda, sus obras quedan más que recomendadas por mi parte. 


4/5

martes, 1 de octubre de 2013

Everwild, de Neal Shusterman

Páramo salvaje y eterno...


Everwild es la segunda parte de la trilogía Skinjacker. Como ya os conté, la primera entrega de esta fascinante trilogía me gustó mucho. Por su parte, Everwild no es el típico libro-puente; es decir, no es una simple transición entre la primera entrega y el desenlace de la trilogía. La segunda parte de la serie es verdaderamente importante en este caso, ya que los personajes adquieren unos roles muy claros, tomando partido en un bando u otro y llevando a cabo diferentes planes para conseguir imponer sus deseos en Everlost.

· Spoilers de Everlost · 
Tras librar la primera batalla contra el único y verdadero monstruo de Everlost, el McGill, se produce una dispersión muy clara de los personajes, que se alían unos con otros en base a creencias comunes. Así, Mary Hightower se muestra firme no queriendo abandonar el proyecto que durante tantos años ha ido realizando en Everlost; para ella, ese limbo es una bendición para las almas que llegan a él, por lo que las recolecta y las obliga a vivir en un eterno bucle del que no pueden escapar.

Nick, a pesar de estar enamorado de Mary, disiente profundamente con la creencia de la Reina de los Escocidos, por lo que iniciará su propio periplo cargado con una olla llena de monedas —lo cual es todo lo que necesita un alma para alcanzar la luz— dispuesto a liberar a las almas de la tiranía de Mary, que desde entonces será conocida como la Bruja de los Cielos. Y nos queda finalmente Allie la Apartada, que huye del McGill tras haber estado engañándolo durante mucho tiempo, intentando enseñarle su habilidad para secuestrar cuerpos, una habilidad que solo poseen algunas almas. 
Pues así quedaron las cosas en Everlost, aunque en Everwild se producirán cambios y nuevas alianzas. La más sorprendente es quizás la de Allie con el McGill, mejor conocido en esta segunda entrega como Mikey McGill, una vez despojado de las monstruosidades que él mismo había hecho florecer en su propio cuerpo. Nick, ahora conocido como el Ogro de Chocolate —ya que la pequeña mancha que cubría su cara en el momento de llegar a Everlost se ha ido extendiendo hasta el punto de cubrir más de la mitad de su cuerpo —, atraviesa el lugar en una locomotora, atrayendo a aquellas almas que osan acercarse al Ogro, y liberándolas con una moneda. Y Mary, que no ceja en su empeño de crear una nueva comunidad de neoluces como la que consiguió formar en las Torres Gemelas, viaja en el zepelín Hindenburg reuniéndolas.
· Fin de los spoilers · 
Se introducen nuevos personajes que cobrarán muchísima importancia, tales como Zach el Destripador, un antiguo soldado confederado. Por otro lado conoceremos a nuevos secuestradores de piel como Milos, Alce y Ardillo, y sabremos nuevos detalles sobre el secuestro de piel, especialmente por qué solo algunas neoluces son capaces de realizarlo. 
Everwild es una continuación muy buena, donde la historia adquiere un tono más oscuro, por así decirlo; mientras que Everlost es un poco más infantil, esta segunda entrega tiene reflexiones muy buenas. Una secuela perfecta que mejora el nivel de su primera parte, y supone una antesala satisfactoria para lo que nos espera en Everfound, el apoteósico desenlace de una trilogía muy buena.


4,5/5
Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP