jueves, 25 de julio de 2013

Estoy leyendo: Everlost, de Neal Shusterman

Sinopsis:
Tras un accidente de tráfico, Allie y Nick despiertan en un frondoso bosque. Necesitarán un tiempo para comprender que se encuentran en un lugar conocido como Everlost. Un mundo inquietante, donde los nombres se desvanecen como cualquier otro recuerdo, donde si uno olvida que tiene los ojos azules, puede que se le vuelvan rojos o donde cada día puede convertirse en una repetición del anterior. Pero ¿qué ha pasado con sus vidas? ¿En qué se han convertido? ¿Qué hacen allí? Tal vez sean como monedas caídas de canto.
De Neal Shusterman he leído Desconexión, novela que me gustó muchísimo porque consiguió convencerme, tanto el concepto general que se plantea como su worldbuilding. Mi primera experiencia con Shusterman fue de lo más satisfactoria, por lo que espero que con Everlost no me defraude. He preparado la trilogía al completo, justo ahora que se ha publicado la última entrega, por lo que después de Everlost vendrán seguidamente Everwild y Everfound. Me apetece leerme una trilogía del tirón, aunque todo depende de si Everlost consigue convencerme. De momento, puedo decir que es una novela de lo más original e imaginativa. Me da buenas vibraciones. 

martes, 23 de julio de 2013

Clásicos: Crimen y castigo, de Fiódor Dostoyevski

No hay prisión más temible que la propia conciencia.
Me planteé la lectura de Crimen y castigo como mi gran reto literario de este verano, ya que es una novela tan extensa como compleja a la que es preciso dedicarle un tiempo para poder asimilarla como es debido. No había leído antes a Dostoyevski, por lo que esta novela me pareció una buena opción para comenzar con su bibliografía... y no me equivocaba. De entrada ya os digo que Crimen y castigo es una de las mejores novelas que he leído en mi vida.

Raskolnikov, el protagonista, es un joven estudiante que está atravesando una grave crisis de personalidad. Además, hay una idea que va tomando forma en su cabeza y se va haciendo más y más grande a cada momento; el joven Raskolnikov está planeando el asesinato de la vieja prestamista Aliona Ivanovna. Ni siquiera al principio los motivos para ejecutar tamaña monstruosidad resultan claros para el lector, y es ahí donde radica la genialidad del personaje principal. Raskolnikov es un ser pleno de contradicciones e incongruencias, un personaje dibujado a base de claroscuros del que no podemos saber qué esperar; el estudiante se considera a sí mismo como un ser extraordinario —cabe decir que él distingue a los hombres entre seres ordinarios y extraordinarios—, como uno de los pocos Napoleones que ha dado la historia. Es su propia teoría la que resulta ser el motor de sus acciones, lo que le impulsa a ser tal y como es. Sin duda, Raskolnikov es uno de los grandes personajes de la literatura universal, un ser asombroso que parece estar condenado y maldito.

Aunque es una novela muy larga, el elenco de personajes no es demasiado amplio; sin embargo, todos ellos se encuentran perfectamente caracterizados. Tenemos entonces al amigo incondicional de Raskolnikov, el también estudiante Razumihin, que lo ayudará en buena medida. Por otro lado están la madre y la hermana del protagonista, Pulheria Aleksandrovna y Avdotya Romanovna respectivamente; estas dos mujeres se desviven por Raskolnikov, llegando a sacrificar todo lo que tienen por él. Un personaje que me ha gustado especialmente ha sido Sonya Semionovna, otro ejemplo de sacrificio total y absoluto por el bienestar de los suyos.

Crimen y castigo plantea cuestiones trascendentales como la propia existencia de esa distinción de hombres en la que cree Raskolnikov, y en caso afirmativo, los privilegios de los que podrían beneficiarse los seres extraordinarios —privilegios como el propio derecho a matar si se hace con un buen fin—; ahí radica otra de las cuestiones principales, la de la justificación o no de los actos. Dostoyevski también explora la conciencia humana y el problema de la culpa, todo esto a través de ese gran personaje llamado Raskolnikov. Es una novela que hay que leer al menos una vez en la vida. Si bien es cierto que al principio me pareció algo pesada y confusa —especialmente porque me costaba ubicar a cada personaje, ya que los nombres rusos tienen muchas variantes y formas—, no hicieron falta más que unos pocos capítulos para sumergirme de lleno en esta brillante novela. Leedla. Me lo agradeceréis. 

viernes, 12 de julio de 2013

Estoy leyendo: Crimen y castigo, de Fiódor Dostoyevski

Sinopsis:
El joven Rodion Raskolnikov, antiguo estudiante, arrastra una existencia precaria en San Petersburgo. Cuando recibe una carta anunciándole la visita de su madre y de su hermana en relación con los súbitos planes de boda de esta última, las fantasías de acabar con sus problemas a través del asesinato de la vieja prestamista a la cual suele recurrir van tomando cuerpo en su voluntad… “Crimen y castigo” (1866) es seguramente la obra más lograda del autor. En ella, sirviéndose de una trama y de unos personajes que reúnen los mejores ingredientes de la novela del siglo XIX, se plantea el problema de la justificación o no de los actos, de la conciencia y de la culpa.
Como os dije en mi última entrada, durante este verano estaré leyendo muchos clásicos, ya que es ahora cuando tengo la oportunidad de abarcar lecturas algo más densas. Llevaba mucho tiempo queriendo leer algo de Dostoyevski, por lo que he creído oportuno comenzar con él leyendo Crimen y castigo, una de sus obras más reconocidas. La novela no alcanza por poco las 800 páginas, por lo que creo que me llevará su tiempo; es probable que compagine su lectura con otra más ligera, o quizá simplemente me dejo llevar por las letras de Dostoyevski de forma exclusiva. En cualquier caso, lo que he leído me gusta, así que muy pronto os diré qué tal. 

martes, 9 de julio de 2013

Preciada, de Caragh M. O'Brien

La supervivencia no basta y la justicia requiere esfuerzo.
Marca de nacimiento me gustó mucho, pero tenía cierto reparo a la hora de comenzar Preciada, ya que había leído que era un libro muy diferente al anterior. Eso no tiene por qué ser nada malo, pero no quería llevarme un chasco con esta trilogía que tan bien había comenzado. Si bien es cierto que la afirmación de que ambos libros son muy diferentes es completamente cierta, Preciada me ha gustado tanto como Marca de nacimiento
Reseña libre de spoilers.
Preciada supone un cambio radical con respecto a la primera parte de la serie. Se aprecian cambios en todos los aspectos, aunque en ningún momento me han parecido cambios negativos; todo lo contrario, ya que me ha parecido muy interesante ver cómo la autora construye una nueva novela inscrita en una trilogía prácticamente desde cero. En este sentido, la autora consigue destacar por encima de otras novelas del género al decidir modificar tan radicalmente el planteamiento del primer libro. Es una decisión arriesgada, pero absolutamente acertada, como ya os digo. 
Por otro lado, conoceremos un buen puñado de nuevos personajes; a algunos los llegaremos a odiar, mientras que otros nos conquistarán por completo. Los personajes creados por O'Brien son de esos que consiguen provocar reacciones en el lector. Gaia seguirá al pie del cañón; su carácter y arrojo la posicionan de nuevo como una protagonista muy digna. Además, aquí establecerá relaciones intrincadas con varios personajes; no quiero dar muchos detalles sobre esto, pero es algo que no solemos ver en literatura juvenil. 
Preciada carece de un ritmo frenético, aunque es lo que menos importa, ya que lo que realmente interesa es conocer el nuevo entorno que rodea a los personajes. No creáis que el hecho de que apenas haya acción supone que sea una novela aburrida, ya que a mí me ha costado despegarme de sus páginas. De hecho, ni siquiera creo que esta sea una de esas segundas partes puente hacia el desenlace de la trilogía; la historia de Preciada no aporta ese relleno de otras trilogías. 
En definitiva, Preciada es una novela muy diferente a Marca de nacimiento, lo cual no quiere decir que sea  menos interesante que aquella primera parte. De hecho, me ha gustado tanto como Marca de nacimiento, por lo que no podría quedarme con una de las dos. En Prometidos asistiremos al desenlace de una serie que no ha reducido su calidad ni un ápice en cada entrega, por lo que espero que el final sea satisfactorio. 


domingo, 7 de julio de 2013

El Hechizo de los Libros recomienda...

De la misma manera que el año pasado por estas fechas, y ya que estos últimos meses han estado cargados de muy buenas lecturas, quiero recomendaros aquellas que más me gustaron para que amenicéis vuestros días de playa.

En primer lugar, no puedo dejar de recomendaros las continuaciones y conclusiones de sagas que han llenado los estantes de las librerías en el último año. De esta manera, asistimos al desenlace de las Crónicas Caster en Hermoso final y al de Cazadores de sombras: Los orígenes en Princesa mecánica. También nos involucramos en la sangrienta lucha entre quimeras y serafines en Días de sangre y resplandor, segunda parte de la trilogía de Laini Taylor; por otro lado, nos volvimos a adentrar en la Nave Fortuna para seguir su largo viaje en Tan cerca, segunda parte de la trilogía Across the Universe. Si no habéis leído ninguna de estas series, es buen momento para iniciar alguna de ellas. 
No obstante, también nos aventuramos en nuevas historias y descubrimos el talento de autores noveles que debutaron de forma sorprendente. Y en este sentido, no puedo dejar de recomendaros los siguientes libros:

El Círculo, de Mats Strandberg y Sara Elfgren. 

Una novela que lo tiene todo a su favor para enganchar. Tengo un muy buen recuerdo de su lectura, de aquellas horas en las que no podía soltar el libro porque ejercía una atracción a la que me era imposible no sucumbir. Magia, profecías, un puñado de jóvenes que están destinadas a encontrarse para luchar contra lo desconocido, y toda una aventura por vivir. Tengo muchísimas ganas de leer Fuego, cuya publicación se prevee para octubre, si no recuerdo mal. Aquí su reseña.


Un beso en París y Lola y el chico de al lado, de Stephanie Perkins

También ha llegado a nuestras librerías en los últimos meses la magia de Stephanie Perkins, cuyas novelas, sencillas, cotidianas y como la vida misma, me conquistaron desde el primer momento. Si bien es cierto que Un beso en París fue más especial para mí, debo decir que leer a Perkins siempre es un placer. Dos novelas muy, pero que muy recomendables. Aquí y aquí podéis las reseñas de Un beso en París y Lola y el chico de al lado, respectivamente. Os aseguro que no os defraudarán. Estos meses son perfectos para hacer un viaje a París o San Francisco, ¿no?

Los días que nos separan, de Laia Soler

De publicación algo más reciente es Los días que nos separan, novela ganadora de la primera edición Premio La Caixa/Plataforma que, como sabréis, ha convocado oficialmente una nueva edición, así que no os rezaguéis y poneos a escribir como locos para enviar vuestras novelas al premio. Los días que nos separan fue una sorpresa de sobresaliente; una novela con unos personajes muy buenos, muy bien ambientada y estructurada y, para resumir, un gran debut literario. La historia de Marina y Víctor me caló muy hondo, y la disfruté a cada página. Aquí podréis leer mi reseña.

El Libro de los Portales, de Laura Gallego

Este año también hemos podido disfrutar de una de las grandes autoras de juvenil de nuestro país. Laura Gallego publicó su esperado Libro de los Portales, una emocionante aventura de la que os será imposible desengancharos una vez empezada. El Libro de los Portales es Gallego en estado puro; emocionante, misteriosa, frenética y, sobre todo, mágica. Un reencuentro con la reina de la novela juvenil española que disfrutaréis al máximo. Aquí mi opinión.



Por último, quería citaros algunos títulos de novelas clásicas que he tenido el placer de leer en los últimos meses. Últimamente me apetece mucho leer clásicos, por lo que irán cayendo ocasionalmente algunas reseñas de dichos libros. Algunos de esos libros que no podéis perderos por nada del mundo son Mansfield Park, de la siempre grandiosa Jane Austen, El extranjero, de Albert Camus o la antología En la cripta, del maestro del terror H. P. Lovecraft.


¡Y esto es todo! Tenéis mucho donde elegir. ¡Os deseo un verano lleno de muy buenas lecturas! 

viernes, 5 de julio de 2013

Obsidian, de Jennifer L. Armentrout

Prepárate para la invasión alienígena del año.
No os voy a engañar. Con Obsidian he tenido una relación amor-odio desde el principio. He leído tantísima literatura juvenil que, en este momento de mi vida, necesito que me sorprendan. Es cierto que todo está escrito y resulta difícil desmarcarse del resto de lo que se publica hoy en día, pero me parece harto necesario tal y como están las cosas. Y ahí reside la razón de mi agridulce experiencia con Obsidian, que a lo largo de la lectura he tenido una constante sensación de déjà vu, como si todo lo que estaba leyendo ya lo hubiese hecho. Sin embargo, no todo es negativo; todo esto os lo comento más detalladamente a continuación. 
Como decía, no es fácil innovar dentro de un género sobreexplotado; a pesar de ello, la novela de Armentrout sí que sorprende —o, al menos, se distancia un poco del resto de novelas juveniles— en algunos aspectos, aunque es inevitable tener reminiscencias continuas de otros libros. No sé si son simples casualidades, pero lo cierto es que he encontrado mucho Crepúsculo en Obsidian. Hay escenas muy, pero que muy parecidas a otras que encontramos en la novela de Meyer. En cualquier caso, en Obsidian también encontramos cosas que no abundan en este género, tales como la ausencia de tabúes a la hora de tratar el sexo.

En cuanto a los personajes, he de decir que me ha costado empatizar con ellos, aunque finalmente me han ganado. Katy se revela como una buena protagonista, aunque al principio pensaba todo lo contrario; en el otro lado de la balanza está el enigmático Daemon Black, que lo tiene todo en su contra para caer mal. Sin embargo, el tira y afloja que se traen ambos es muy entretenido y, sin duda, una de las grandes bazas de la novela de Armentrout. La autora ha conseguido crear un tándem protagonista que divierte en grandes dosis, con escenas donde se siente esa electricidad que ambos comparten. Hay otros personajes, pero quedan algo más desdibujados, con excepción quizá de la hermana de Daemon, Dee.

Obsidian es una novela muy entretenida, donde no hay lugar para el aburrimiento. Posee un ritmo muy bueno, y una acción muy constante, por lo que no puedo decir que me haya planteado dejar la lectura en ningún momento. No obstante, me ha parecido una novela bastante introductoria —forma parte de una pentalogía—, pero tiene potencial para convertirse en una muy buena serie. Aunque esta primera entrega no me ha apasionado, pienso continuar con la saga, de la que se dice que mejora a cada nuevo libro. Tengo ganas de saber cómo avanza la curiosa relación entre Daemon y Katy, y de conocer más sobre esa invasión alienígena; muy pronto os hablaré de Onyx.

martes, 2 de julio de 2013

Battle Royale, de Koushun Takami

Todo está permitido para sobrevivir. Empieza el juego. Empieza Battle Royale.
Habréis debido oír hablar de Battle Royale seguro, ya sea porque su adaptación cinematográfica se ha convertido en toda una referencia de culto, o bien porque se ha comentado hasta la saciedad el sospechoso parecido que Los Juegos del Hambre guarda con la novela de Koushun Takami. Siempre había tenido curiosidad por saber hasta dónde llegaban las similitudes entre ambas obras, por lo que en cuanto Booket publicó por fin esta novela, tuve que hacerme con ella. Qué puedo deciros... Lo cierto es que que hay un gran parecido entre la primera novela de la archiconocida trilogía de Suzanne Collins, y la novela de Takami. En cualquier caso, en esta entrada quiero hablaros de la novela de Takami, aunque vosotros mismos estableceréis los paralelismos con Los Juegos del Hambre cuando os cuente de qué va todo eso de la Battle Royale.
Nos encontramos en la República del Gran Oriente Asiático, gobernada por un sistema totalitario que prohíbe incluso que los jóvenes escuchen esa música decadente y revolucionaria llamada rock. Para mantener a raya a los ciudadanos y recordarles que no tienen nada que hacer contra ese gobierno, hace años que se puso en marcha el Programa. Se trata de una sangrienta competición en la que participan cincuenta clases de distintos institutos, que son llevadas a una isla para luchar a muerte. Solo puede quedar uno. Todo está permitido. Así es Battle Royale.

Algo que me ha gustado mucho de esta novela es que, aunque al principio parecía inabarcable conocer a todos los participantes del juego (son 42), lo cierto es que sí que llegamos a saber de todos ellos. Y es interesante desde el punto de vista psicológico, ya que cada uno reacciona de una forma u otra ante aquel sádico juego. Además, se crean alianzas de todo tipo y se urden planes imposibles. Sin embargo, hay personajes protagonistas, entre los que hay que destacar principalmente al estudiante Shogo. Por lo demás, Battle Royale es mucho más explícito que Los Juegos del Hambre. Cabe decir que la novela de Takami causó un gran revuelo en el momento de su publicación, allá por 1999, y quizá debe su éxito precisamente a la polémica que generó.

He de decir que he disfrutado mucho con esta lectura, ya que te mantiene en una constante tensión desde el mismísimo principio. El ritmo es el adecuado para una novela que alcanza las seiscientas páginas, por lo que no hay lugar para el aburrimiento. Como sabéis, hay una película basada en la novela, que obtuvo asimismo un gran éxito; en cuanto tenga un hueco, me pondré con ella, a ver si es fiel a la novela o no.

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP