viernes, 28 de junio de 2013

Clásicos: En la cripta, de H. P. Lovecraft

En la cripta es una colección de relatos que reúne probablemente algunos de los mejores textos del maestro del terror Howard Phillips Lovecraft. A través de nueve relatos —de entre los cuales no desdeñaría absolutamente ninguno—, Lovecraft inicia un viaje donde predominan la exploración de lo desconocido y la experimentación de una de las emociones más complejas e intensas del ser humano, el miedo
Como decía, En la cripta se compone de nueve textos, comenzando por el relato que da nombre a la antología. Este primer relato resulta perfecto para adentrarse en el mundo de Lovecraft, muy rico en símbolos e imágenes significativas. Otros relatos que podemos encontrar en la colección son Las ratas de las paredes, La música de Erich Zann, El grabado en la casa o El Terrible Anciano. Aunque todos me han gustado en mayor o menor medida, hay tres relatos que me gustaría destacar especialmente. 
El primero de ellos, quizá mi preferido, es La llamada de Cthulhu. Es aquí donde se presenta el culto a Cthulhu, una especie de deidad que cobrará una inmensa relevancia en la obra del autor. Es, además, uno de los relatos más largos y complejos de la colección. Otro relato del que me gustaría hablaros es El color surgido del espacio, que relata una historia más próxima a la ciencia ficción. Y, por último, tenemos El ser en el umbral, que explora los cultos esotéricos e introduce otro elemento muy presente en la obra del autor, el Necronomicón. Lovecraft crea un clima donde la tensión y el suspense están presentes en cada palabra. No hay ni un solo relato que no haya conseguido ponerme los pelos de punta, y eso es algo que solo Lovecraft sabe hacer. 
En la cripta es una colección perfecta para adentrarse por primera vez en el oscuro universo creado por H. P. Lovecraft, cuyos relatos no dejarán indiferente a nadie. Totalmente recomendable. 

martes, 25 de junio de 2013

Princesa mecánica (CDS: Los Orígenes #3), de Cassandra Clare

La magia es peligrosa, pero el amor lo es aún más. 
Nunca he compartido del todo las decisiones de Cassandra Clare con respecto a, tanto alargar la serie original de Cazadores de sombras, como a escribir interminables nuevas series ambientadas en ese universo. Sin embargo, Los Orígenes se revelaron desde el principio como algo que era necesario relatar, alcanzando sin problemas el nivel de calidad de la primera serie, e incluso superándolo por momentos. Tras dos fantásticas entregas donde conocimos a los antepasados de nuestros cazadores de sombras de siempre y volvimos a encontrarnos con viejos conocidos como Magnus Bane, Princesa mecánica se enfrentaba a la ardua tarea de atar todos los cabos sueltos y satisfacernos con el final de esta excelente trilogía.

Cabe decir que tenía ciertas reservas a la hora de comenzar este libro porque soy muy exigente con los desenlaces de mis series preferidas. Además, Cassandra Clare lo tenía muy difícil en este caso, especialmente con el triángulo amoroso que tantísimo había dividido a los seguidores de las aventuras de estos nefilim. Pero lo ha hecho. Clare ha satisfecho todas mis expectativas, sorprendiéndome con un final de lo más inesperado, aunque perfecto para concluir las andanzas de Tessa, Will, Jem y compañía.

La amenaza de Mortmain, que sigue adelante con su plan de exterminar a todos los cazadores de sombras, no ha desaparecido. El Magíster quiere a Tessa para ejecutar su intrincado plan, y no piensa escatimar medios para conseguir su propósito. Los Artefactos Infernales se han puesto en marcha, y la batalla no ha hecho más que comenzar.

En Princesa mecánica, los personajes ya no son aquellos que conocimos en Ángel mecánico. Tras recorrer un largo camino plagado de obstáculos y amenazas, todos ellos han sufrido una gran evolución. Will ya no es el graciosete de siempre; ahora, el descarado Will actúa para proteger a los suyos, aunque para ello tenga que desatender sus propios sentimientos. Tessa, por su parte, dejó de ser aquella chica que conocimos en el primer libro; es consciente de que es el objeto de deseo del mayor enemigo de los cazadores de sombras, y está dispuesta a sacrificarse por completo a cambio de conseguir el bienestar de sus seres queridos. Y Jem... Jem continúa siendo la voz de la razón, aunque su importancia en este libro es vital. Por supuesto, conocemos mucho mejor a personajes de siempre como los Branwell o Sophie, de la misma manera que a otros que aparecieron un poco más tarde, como Gabriel y Gideon Lightwood, o Cecily Herondale.

No resulta nada fácil hablaros de lo que me ha parecido el final sin destriparos nada acerca de él, por lo que me limitaré a decir que es, cuanto menos, sorprendente. Personalmente, creo que todo termina de una forma satisfactoria para todo el mundo, siendo el epílogo una de las mejores y más emotivas cosas que he leído nunca. Nuevamente, Cassandra Clare demuestra estar hecha para esto. Con esta trilogía, vuelve a convencerme de su don para contar historias. Sin duda, sus libros se están convirtiendo en toda una referencia dentro del género juvenil. Aún no tengo muy claro si me aventuraré en la lectura de esas otras series sobre nefilim que tiene planeado lanzar después del desenlace de Cazadores de sombras. El tiempo lo dirá.

lunes, 3 de junio de 2013

La trampa de los 18, de Erin Bowman

El juego de la supervivencia ha empezado...
En primer lugar, quería disculparme por este largo mes en el que me he ausentado; han sido unas semanas un tanto complicadas para mi vida personal, por lo que apenas leía nada que no tuviera que ver con la facultad. Sin embargo, vuelvo a la carga, con un poco más de tiempo libre, y con muchas ganas de leer y daros mi opinión sobre mis lecturas. Hoy quiero hablaros de La trampa de los 18, que me ha sorprendido gratamente. 
No había puesto demasiadas expectativas en esta novela, aunque las reseñas han dicho cosas muy positivas de ella. La trampa de los 18 ha resultado ser una novela muy ligera, ágil y adictiva, que se devora en un par de tardes. Parte de una premisa con mucho potencial: en Barro Negro sucede algo extraño, y es que cada chico del pueblo desaparece al cumplir los dieciocho años. A esto se le conoce como el Rapto, y Blaine Weathersby está a punto de someterse a dicho Rapto. Esto hace que su hermano menor, Gray, esté de lo más inquieto. Tras el Rapto de Blaine, Gray se dispondrá firmemente a conocer toda la verdad sobre lo que sucede en el pueblo y, especialmente, sobre lo que les sucede a los chicos tras sufrir el Rapto.
Como decía, La trampa de los 18 es un libro que se lee muy rápido y, lo que es mejor de todo, no resulta demasiado introductorio para la nueva serie que presenta. Es de una extensión más bien corta, por lo que es una lectura perfecta para intercalar entre otras más densas. La acción predomina, por lo que en cada página sucede prácticamente algo que te impide cerrar el libro. 
Otro punto a favor son los personajes. Gray cumple a la perfección con su rol de protagonista, aunque también hay que destacar la labor de otros personajes secundarios como Blaine, Emma o Bree, algunos de mis preferidos. Bowman juega constantemente con el factor sorpresa, y he de decir que la mayoría de las revelaciones me pillaron completamente de imprevisto, aunque sí hay ciertos aspectos más predecibles. En cualquier caso, es de esos libros en los que debes estar alerta en todo momento.

En resumidas cuentas, recomiendo encarecidamente esta novela. Al principio pensaba que no iba a gustarme tanto, y me he llevado una muy positiva sorpresa con este inicio de saga.
Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP