viernes, 20 de diciembre de 2013

Cuando yo tenía cinco años, me maté, de Howard Buten

Con un impactante y violento título se nos presenta Cuando yo tenía cinco años, me maté, una interesante novela que, os lo puedo asegurar, no dejará indiferente a nadie. Aunque Blackie Books —echadle un vistazo a su catálogo porque no tiene desperdicio en absoluto— lo ha editado este año, lo cierto es que la novela de Buten se publicó por primera vez en el año 1981. Tres décadas después, la novela goza de cierto reconocimiento internacional y, en resumidas cuentas, se ha convertido en todo un clásico de nuestro tiempo.  
Cuando yo tenía cinco años, me maté es el desgarrador testimonio de Burton, que se encuentra en el Centro de Internamiento Infantil tras lo que le hizo a Jessica. Y aunque resulta todo un misterio para el lector, a medida que pasan las páginas te das cuenta de que realmente no importa tanto qué es lo que le hizo a Jessica porque te encuentras inmerso en el mundo tan personal del pequeño Burt. Un mundo de lo más imaginativo, lleno de valientes superhéroes y peligrosas aventuras, siempre a lomos del caballo Blacky.
—Blacky viene a mi casa por la noche (...) Cuando estoy bien arropado. Se para bajo mi ventana y espera. Sabe elegir el momento. Es silencioso. No hace nada de ruido, no como los otros caballos. Pero yo sé que está abajo porque lo oigo. Suena como el viento. Pero no es el viento. Huele como las naranjas. Entonces yo hago una cuerda con las sábanas y me descuelgo por la ventana. Son treinta metros. Yo vivo en una torre. Es la única torre de mi manzana.
Como veis, Burton es un chico peculiar. Quizá solo sea un chico más imaginativo que la media, pero sí que es cierto que en su vida encontramos más de un episodio surrealista. En cualquier caso, su voz deja al lector sin aliento. La vida de Burton en el Centro se verá salpicada por numerosos flashbacks que preparan el terreno para el desenlace: la razón por la que Burt se encuentra internado. No obstante, antes de llegar ahí, recorremos un buen camino no exento de momentos sorprendentes. La vida de un niño puede llegar a ser una gran aventura, y Burton lo demuestra a través de sus andanzas. 
El estilo de Howard Buton se adapta a la perfección a la voz del joven narrador. Sin duda, este es uno de los puntos fuertes de la novela, la prosa tan especial con la que está escrita. Aunque pueda costar unas páginas hacerse con la pluma del autor, no os preocupéis, ya que cuando menos te lo esperes te verás dentro del libro, asistiendo a la vida de un niño cuyo pequeño corazón ya ha conocido grandes sentimientos. Francamente, las memorias de Burton os sorprenderán. 
En definitiva, nos encontramos ante una novela diferente protagonizada por un pequeño gran héroe que ha sido confinado a una prisión de silencio. A través de sus recuerdos intentaremos comprender la razón por la que ha llegado allí. Mientras tanto, lo acompañaremos en sus andanzas junto a Shrubs, su hermano Jeffrey o el doctor Rudyard. No tiene desperdicio lo que se cuece en la cabeza del pequeño Burton. 
Cuando yo tenía cinco años, me maté cuenta con una adaptación cinematográfica francesa de 1994 que también he visto y es absolutamente fiel a la novela de Buton. Además, la novela también tiene una suerte de continuación llamada Le coeur sous le rouleau compresseur que despierta mucha curiosidad en mí. Si no lo traen a España, estoy seguro de que acabaré leyéndolo en francés. 
4/5

2 comentarios:

  1. No me llama mucho, no sé porque pero no acaba de atraparme.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me llama muchísimo la atención por ese título tan desconcertante. Espero poder conseguirlo pronto. Me alegro de que te haya gustado ^^

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP