viernes, 8 de noviembre de 2013

El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde

Pasiones, maldad y un impetuoso torrente de vida.
Clásico archiconocido del escritor irlandés Oscar Wilde, El retrato de Dorian Gray nos acerca a una brillante historia sobre el conflicto ética - estética, una temática perfectamente expuesta a través del narcisista Dorian Gray, ya todo un mito de la literatura universal. No había leído nada de Oscar Wilde y, aunque conocía a medias la historia de Dorian Gray, no puedo haber disfrutado más de este gran clásico. 
Wilde hace un uso magistral de la lengua, por lo que podemos encontrar a lo largo de la novela innumerables pasajes y frases ingeniosas que invitan a la reflexión constante. Porque, ante todo, Dorian Gray no deja a nadie indiferente. Wilde expone ya desde su prefacio el tema central de la novela, el mensaje alrededor del que se articula su famosa obra. Es una obra de contenido filosófico, por supuesto, aunque el mensaje resulta perfectamente inteligible para el lector, que se debate, de la misma manera que los personajes de la novela, entre esas dos fuerzas: la ética y la estética. Los diálogos son brillantes; cada maldita palabra que Wilde pone en boca de sus personajes cuenta. Si tuviera que subrayar todas las citas que me han gustado, mi ejemplar brillaría en la oscuridad. Creedme de veras cuando os digo que esta novela está plagada de grandes reflexiones. En más de una ocasión he tenido que pararme, cerrar la novela, mirar al infinito y darle vueltas a lo que he leído. 
Parece obvio que he disfrutado cada centímetro de esta grandísima novela. La atmósfera creada por Oscar Wilde es totalmente mágica, y el mensaje que quiere transmitir nos llega como una verdad clara y absoluta. El desarrollo de la trama es impecable y el final es perfecto, como toda la novela en general. Hacía tiempo que no me calaba tan hondo un autor, por lo no será ni de lejos lo último que lea de Wilde. En serio, leed El retrato, nos os arrepentiréis. 

7 comentarios:

  1. Tengo la novela, pero tu edición me encanta. La portada es una pasada.

    Besos alados,

    Lu

    ResponderEliminar
  2. Yo la odié. En serio, cómo se puede escribir un libro en el que en cada maldita página hay alguna frase machista!! Los personajes todos odiosos, en especial el machista número uno, Henry creo que se llamaba (es que lo leí hace años). Y no es solo que los personajes sean misóginos, es que lo demuestran cada vez que abren la boca, y para mí ese es un fallo muy grande, porque me hace daño a los ojos. Lo único bueno que tiene el libro es el final.

    ResponderEliminar
  3. Es un gran libro. Se nota que Wilde era un genio :)

    ResponderEliminar
  4. Lo leí hace años y la verdad que me gustó mucho. Me coincidió que justo estaban dando una gira con la representación en el teatro y hasta me tocó leerlo en la clase de ingles. Vamos, que acabe de Dorian Gray hasta la coronilla ese año.

    Un besiño

    ResponderEliminar
  5. Muy buena reseña, concuerdo contigo. Me dieron ganas de leerlo de nuevo, pues aunque lo disfruté muchísimo cuando lo leí, creo que era aún muy pequeña para reflexionar sobre el.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  6. Es uno de mis eternos pendientes, pero es un clásico que tarde o temprano pienso leer.

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP