lunes, 25 de marzo de 2013

Días de sangre y resplandor, de Laini Taylor

Continúa la encarnizada guerra entre ángeles y quimeras, ahora más sangrienta que nunca.
Érase una vez un ángel y un demonio que se enamoraron y osaron imaginar una nueva forma de vivir —una sin masacres, ni gargantas desgarradas, ni hogueras en las que se quemara a los caídos, sin resucitados, ni ejércitos de bastardos, ni niños arrancados de los brazos de sus madres para cumplir su tarea de matar y morir—. Aquel mundo no era este.
Absolutamente épico desde la primera hasta la última página. Hija de humo y hueso se reveló como una de las mejores publicaciones del año pasado. A estas alturas, resulta muy difícil escribir un libro juvenil que se aleje de los tópicos y aporte algo al género. Pues Laini Taylor lo consiguió con creces. Si la primera entrega de la trilogía me encantó, Días de sangre y resplandor me ha fascinado. Gracias, Taylor, por devolverme la fe en la literatura juvenil. 
Personalmente, me resulta difícil hablar de un libro cuando este me ha gustado tantísimo. Es decir... ¿por dónde empiezo? No hay nada que pueda criticar de esta segunda parte, que no solo está al nivel de Hija de humo y hueso, sino que alcanza un nivel de perfección abrumador. La calidad con la que está escrito, la emoción que desborda cada página. Muy pocas veces logro sentirme así al leer un libro. Esa sensación de tener en tus manos una verdadera joya; eso es lo que sentía cada vez que cogía Días de sangre y resplandor
Es una novela mucho más dura que la primera parte. El título ya de por sí es más que esclarecedor: entre las páginas de este segundo libro corren ríos de sangre. Sin embargo, no podéis pasar por alto esa especie de antítesis que se establece en el mismo título. Sí, hay sangre; es más, hay mucha sangre, pero también la esperanza de que las cosas pueden cambiar. Karou. Esperanza. 
Los personajes se enfrentan a una realidad mucho más sangrienta que nunca. La evolución que sufren es inmensa, especialmente notable en Karou, cuyo rol en esta nueva situación es más que decisivo. Días de sangre... no se centra tanto en la historia de amor de Karou y Akiva, ya que las circunstancias no se lo permiten. Ambos permanecen en bandos contrarios, obedeciendo decisiones que no comparten, dejándose guiar por el odio de otros. Ellos, que tiempo atrás habían soñado con otro mundo. 
En definitiva, debéis darle una oportunidad a estos libros. Grandes personajes, una trama épica y muy original, y una pluma perfecta. Da la sensación de que Taylor escoge cada palabra con la más rigurosa minuciosidad. Poco más me queda por decir, solo que espero conocer detalles pronto sobre el desenlace de la trilogía, del que aún ni siquiera se conoce el título. 
De lo mejor en juvenil que podéis encontrar en vuestras librerías.

7 comentarios:

  1. Tengo que leerlo si o si.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Es lo mejor que hay actualmente en las librerías. Brutal, original, diferente, arriesgado, durísimo. Y corre el riesgo de pasar desapercibido. Inexplicable.

    ResponderEliminar
  3. Me lo estoy leyendo ahora mismo, y aunque el principio me pareció algo lento, en cuanto se engancha es un no parar. ¡Me está encantando!

    ResponderEliminar
  4. Tengo ganas de leer esta saga :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. ohh tengo de leerlo aunque sea en celular

    ResponderEliminar
  6. De verdad que sí que es para darle las gracias a Taylor, por demostrar que todavía hay esperanza (y ya no en Eretz) ;) sino en la literatura juvenil. No tengo palabras, ya difícil ha sido hacer la reseña,... me repetiré más que el ajo, pero es que no tengo más que decir que MARAVILLOSA. De principio a fin, impresionante. Solo espero que no pase desapercibida, como dice Jorge.

    ResponderEliminar
  7. espectacular... merece la pena leerlo.

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP