miércoles, 19 de diciembre de 2012

Sirenas. Canción de Mar I, de Amanda Hocking

El encanto de una sirena puede llegar a ser mortal.
Con Sirenas leo por primera vez a Amanda Hocking, una autora que, para bien o para mal, se ha hecho muy popular últimamente. En poco más de un año se han publicado en español ocho de sus libros, entre los que se encuentran la trilogía Tierra de Magia, y la incompleta saga Lazos de sangre. No es de extrañar que sintiera cierto interés por sus historias, aunque las reseñan no hablaban muy bien de ellas. Sin embargo, Sirenas me llamó la atención especialmente, ya que no solo es uno de sus libros mejor valorados, sino que trata un tema no muy trillado. Así que ya puedo decir que he leído a Amanda Hocking. Y, curiosamente, la experiencia no ha sido mala.
Aunque pueda tener ciertos prejuicios contra la autora  —me parece una falta de respeto a sus seguidores que deje inacabada una de sus series—, debo decir a su favor una cosa, y es que en sus libros, Hocking no tiene muchas pretensiones; sabe que no van a hacer Historia, por lo que se limita a entreteneros. Y eso lo consigue con creces. Hay otros autores sueltos que se las dan de gurús de la literatura juvenil, y eso me saca de mis casillas.
Así que en Sirenas encontramos una historia muy entretenida que acierta en muchos aspectos. En primer lugar tenemos el tema de las sirenas, del que aún podemos decir que no estamos saturados. Ya llegará esa moda, como siempre ocurre. Hocking trata el tema bastante bien, presentándonos unos seres muy fieles a las leyendas mitológicas que todos hemos escuchado alguna vez. La autora también aporta detalles de su propia imaginación para terminar de construir a estos seres, y me ha gustado el resultado final.
Por otro lado, como libro introductorio me ha parecido perfecto. Aunque la primera parte se hace algo lenta, el problema se plantea a su debido momento, y el desarrollo es aceptable. El final, por su parte, no me lo esperaba del todo, aunque cumple con su función de dejar intrigado al lector para leer la segunda parte.
Con todo y con ello, Sirenas hace aguas —qué divertido soy— en otros aspectos. De los personajes consiguen salvarse un par. La protagonista, Gemma, se hace insufrible a lo largo de toda la novela. Tampoco me he creído su romance con Álex. Ni siquiera el trío de sirenas me ha llegado a convencer, pero sí espero mucho de ellas en las próximas novelas, que sorprendentemente pienso leer.
En cualquier caso, esta primera parte de Canción de Mar, una serie que se compondrá previsiblemente de cuatro libros (Lullaby, Tidal y Elegy son los tres restantes) consigue su propósito de entretener, que es todo lo que esperaba de ella. Continuaré la serie, y espero que vaya mejorando a cada libro. Por lo pronto, Lullaby, el segundo libro, se ha publicado hace muy poquito, y las críticas lo ponen mejor que el primero. 

domingo, 16 de diciembre de 2012

Mis imprescindibles del 2012

Otro año más que toca a su fin. Un año lleno de lecturas, tanto buenas como malas. Personalmente, he leído algo menos que el año pasado, pero estoy muy contento con las historias que me han acompañado a lo largo de estos doce meses. Además, en verano conseguí leer unos ocho libros por mes, lo que engorda un poco más la estadística final. Normalmente suelo leer la mitad, a no ser que esté extraordinariamente desocupado —lo que, para mi desgracia, no suele ocurrir—. En esta entrada quiero recopilar esos libros que me han encadilado especialmente. Será una lista de ocho libros, ya que con cinco no tendré bastante. No os dejéis guiar por el orden, ya que todos se llevaron la misma puntuación —la máxima—, aunque sí es cierto que algunos me dejaron una huella más profunda. El único orden que seguiré será cronológico. Empecemos, pues. 
1. Laila Winter y las Arenas de Solarïe.

Este es el único que no es novedad de este año. Fue mi primera lectura de este 2012, una manera inmejorable de empezar el año. La historia de Laila Winter me pareció de lo más completa. Es, en general, un libro que contiene todos los ingredientes para convertirse en todo un fenómeno de masas. Excepto esa portada, claro. A pesar de lo fascinado que quedé, aún no he tenido el placer de continuar la saga, pero ahora que escribo estas líneas me apetece más que nunca reencontrarme con Laila Pelomoco. Y creo que lo haré muy pronto. 


2. Despierta. Across the Universe I.

Otro libro que no dejo de recomendar, si bien es cierto que no es de esos libros que sabes a ciencia cierta que otras personas amarán tanto como tú. A mí me fascinó, y de la misma manera lo ha hecho su segunda parte, por lo que esta trilogía ha entrado de cabeza a mis favoritos, no solo del año, sino de siempre. Lo que más me gustó fue que se salía por completo de lo que se suele leer en literatura juvenil. Tiene un argumento muy original y una trama de lo más adictiva. Completamente recomendado. 



3. Hija de humo y hueso. 

Y si hablamos de libros originales, es imposible no otorgarle un puesto a la novela de Laini Taylor. Sencillamente me encantó. Es una novela muy bien escrita, con unos personajes inolvidables —Karou, Akiva... ¡os echo de menos!— que sentaba las bases de lo que puede llegar a ser una trilogía é-pi-ca. Temo que Alfaguara no se decida a publicar Days of Blood and Starlight, que ha recibido críticas tan buenas como esta primera parte. Me muero por leerlo. 


4. Hermoso caos. 

Sí, me confieso fanático de la saga de las Dieciséis Lunas, y no me avergüenza reconocerlo. Todos recordamos el gran batacazo que se llevó Hermosas criaturas en cuanto a críticas se refiere. Sin embargo, a mí me fascinó. Como libro introductorio, pecaba de ser demasiado introductorio, lo reconozco. Pero Hermosa oscuridad fue genial, y Hermoso caos... ÉPICO. Con un final de infarto. Ahora toca sufrir porque desde Espasa no dan noticias sobre Hermosa redención. Bueno, de hecho, he oído que planean publicarlo a finales del año que viene. Yo espero que la película cause algo de revuelo en nuestro país, para que así agilicen la publicación del desenlace de esta saga.

5. Príncipe mecánico.

No podía faltar un libro de Cassandra Clare en esta lista. Con este libro se reafirmó que Clare es un auténtico genio, ya que ha conseguido incluso superar a la saga original. Mientras que la segunda parte de la hexalogía Cazadores de sombras ha flojeado con respecto a la trilogía inicial, Los Orígenes está siendo una serie inmejorable, que con dos libros ha sentado las bases para lo que será un desenlace inolvidable. Y lacrimógeno, como la autora ha anunciado. Aún quedan unos meses para la publicación de Princesa mecánica, que será la próxima publicación de Clare, pero yo ya me estoy quedando sin uñas. 

6. Bajo la misma estrella. 

Con este libro se rompe un poco la tónica de fantasía de los anteriores libros. Bajo la misma estrella me llegó muy hondo. Tanto, que lo releí unos pocos meses después. Tanto, que me llevó a leer otras obras del autor (Looking for Alaska y Paper Towns). Y qué decir de él. Es un auténtico maestro a la hora de involucrarnos en sus historias. Quise seguir leyendo más libros suyos —al fin y al cabo, su bibliografía no es demasiado extensa—, pero el verano llegó a su fin y, con él, mi tiempo disponible. Me sigo quedando con Bajo la misma estrella, aunque los otros dos libros que leí de él se han disputado duramente un puesto en esta lista.


7. Promesa de sangre. 

La cuarta parte de Vampire Academy se hizo mucho de rogar, pero finalmente Alfaguara accedió —bajo amenaza— a seguir publicando esta maravillosa saga, de la misma manera que espero que no detengan su publicación con este título. Ruego a todos los dioses de Idhún que nos traigan Spirit Bound y Last Sacrifice. OS LO RUEGO. Para ser fieles a la realidad, en su reseña no le di la máxima nota, aunque por muy poquito. Sin embargo, me parecía ofensivo no incluirlo en esta lista que, al fin y al cabo, reúne mis mejores lecturas de este año. Y Promesa de sangre es una de ellas. 

8. Un beso en París. 

Como no podía ser de otra forma, esta novela que tanto furor ha causado en la blogosfera, se lleva sin dudarlo el último puesto de esta lista, y lo hace por méritos propios. Lo que Stephanie Perkins me hizo sentir con su primera novela publicada es difícil de explicar con palabras. Un beso en París se te mete en la cabeza y llega a ser una obsesión. Sencillamente se la recomiendo a todo el mundo, ya que es una de esos libros aptos para todo el mundo que quiera dibujar una sonrisa en sus caras durante cuatrocientas páginas. Ahora toca esperar por Lola y el chico de al lado, cuya publicación se ha confirmado para el año que viene. Muchas, pero que muchas ganas. 


Otros libros que no han conseguido entrar en la lista, aunque por muy poco, son I'll Be There, Memorias de un amigo imaginario, La lección de August, El Círculo o, como ya he mencionado, el resto de libros que he leído de John Green. Espero que el próximo año esté a la altura de este en cuanto a buenas lecturas.


viernes, 14 de diciembre de 2012

Desconexión, de Neal Shusterman

¿Qué harías si decidieran desconectarte?
Neal Shusterman es un autor de renombre en cuanto a literatura juvenil, cuyas novelas son garantía de éxito y calidad. En España podemos disfrutar de la trilogía Everlost —que también edita Anaya—, pero yo tenía muchas más ganas de este libro en concreto, ya que he leído reseñas muy buenas acerca de él. Pues bien, Desconexión ha resultado ser todo lo que esperaba: una novela muy bien construida, con una trama interesantísima y un desarrollo repleto de acción.
Tras un prolongado y sangriento conflicto conocido como Guerra Interna, se aprobó un conjunto de enmiendas conocido como Tratado Vital. En él, se establecía que la vida humana es inviolable desde el momento de la concepción hasta que el niño en cuestión alcanza los trece años. Sin embargo, los padres de ese niño tienen hasta los dieciocho años para decidir si desconectarlo o no. La desconexión es un proceso quirúrgico que permite abortar la vida del sujeto, sin que este llegue a morir del todo. Mediante este proceso se despieza al individuo —sí, sé que suena desagradable—, de manera que todos sus órganos puedan aprovecharse y reimplantarse en otros ciudadanos. 
Es en esta sociedad donde viven nuestros tres protagonistas: Connor, Lev y Risa. Tres chicos que, de pronto, se ven de cara a la desconexión, aunque cada uno tiene una opinión bien diferente sobre esta práctica. Por un lado tenemos a Connor, que descubre que sus padres han firmado el documento por el que deciden desconectar a su hijo. Connor no les revela a sus padres que ha encontrado dicho documento, y lo mantiene en secreto hasta que decide escapar del destino que han decidido por él. La situación de Risa no es del todo distinta. Es una chica huérfana a la que deciden llevar al estado diviso —un eufemismo para referirse a la desconexión— para hacer sitio en la Casa Estatal donde vive. Por último tenemos a Lev, el más joven de los tres, y el más familiarizado con la desconexión, ya que siempre ha sabido que su destino sería ese. Sus padres son de creencia ortodoxa, y lo eligieron a él para ser el diezmo, lo que significa que de todos sus hijos, es Lev quien carga con el honor de ser la ofrenda a Dios. Por cuestiones azarosas, los tres chicos ven interrumpido su camino hacia su macabro destino para encontrarse de forma violenta. Desde ese momento, unirán sus fuerzas para escapar de un destino que otras personas han elegido por ellos.

El planteamiento de Desconexión me ha convencido, si bien tras la lectura de los primeros capítulos me esperaba lo peor. Es un comienzo repleto de acción que presenta de forma directa a los personajes con sus circunstancias personales, pero no terminaba de creérmelo. Sin embargo, el complejo mundo de Desconexión no se conoce de golpe, sino a base de pequeñas pinceladas que, finalmente, componen un mosaico creíble y terrorífico. Shusterman no busca el simple entretenimiento, sino que va más allá y se plantea cuestiones tan importantes como el propio valor de la vida. Gran punto a su favor, ya que este trasfondo hace que Desconexión no sea una distopía al uso.

Sin embargo, esta novela también tiene sus fallos. En primer lugar, tenemos a unos protagonistas que tras cuatrocientas páginas siguen siendo bocetos sin ninguna profundidad. Lo curioso es que hay algunos secundarios que en muchas menos páginas consiguen transmitir mucho más. Es el caso de Cyfi, un chico muy peculiar que arrastra consigo un conflicto interno, y nunca mejor dicho.

A pesar de esos peros, la descabellada idea de Desconexión consigue salvarse con nota. Es una novela repleta de acción, con un desarrollo de notable y un mensaje escondido que nos invita a reflexionar sobre cuál es el verdadero valor de la vida. Además, el final es impresionante. Y lo mejor es que, aunque pertenece a una trilogía, puede considerarse un libro independiente, ya que el siguiente título, UnWholly, cuenta con otro protagonista, aunque la historia parece estar ambientada en el mismo mundo.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Tan cerca (Across the Universe II), de Beth Revis

Eres la pieza de un puzle, pero puedes decidir no encajar en él. 


Despierta ha sido una de mis mejores lecturas de este año, recomendado hasta la saciedad por la originalidad de su trama y la buena pluma de su autora, que nos embarcó en la Fortuna, una nave que despegó hace cientos de años con destino a Tierra Centauri, un nuevo e inexplorado planeta que reunía todos los requisitos indispensables para ser habitable. En esa primera parte conocimos el complejo funcionamiento de la nave, además de las curiosas costumbres de los habitantes de la Fortuna. También conocimos a los narradores de la historia, Amy y Elder, dos puntos de vista completamente opuestas, el de una chica que procede de la Tierra —o de Tierra Solar, tal y como la conocen los tripulantes de la nave—, y el del aspirante a líder de la Fortuna, una vez que Eldest muera. Sin duda, Despierta fue una introducción a la trilogía Across the Universe de sobresaliente, que me cautivó de principio a fin. La duda se me planteaba con esta segunda parte, pero Tan cerca ha resultado ser una continuación muy buena. 
Reseña libre de spoilers.
El final de Despierta dejaba en el aire muchas incógnitas de cara a la segunda parte. En ese sentido, Tan cerca ha cumplido de sobra, ya que en este libro se resuelve gran parte del misterio que envuelve a la Fortuna. Es un libro de revelaciones, donde se aclaran muchas cuestiones importantes acerca del viaje a Tierra Centauri, y donde vemos a los personajes principales en una tesitura complicada. Han pasado tres meses desde los sucesos acaecidos en el desenlace de Despierta, y tanto Amy como Elder se ven obligados a lidiar con nuevas y duras complicaciones. Me ha resultado interesantísimo el papel que ambos personajes han jugado en Tan cerca, especialmente el de Elder, aunque no desmerezco la trama propia de Amy, que es fundamental al fin y al cabo para el desarrollo de los hechos. 
Apenas se introducen personajes nuevos, pero sí que descubrimos la cara oculta de algunos viejos conocidos. En este aspecto, Tan cerca consigue ser mucho menos predecible que la primera parte, donde apenas me llevó trabajo descubrir el misterio que se planteaba. Esta segunda parte juega con el factor sorpresa, y en mi caso me ha dejado con la boca abierta en más de una ocasión. Lo que sí debo decir es que me hicieron falta unos pocos capítulos para situarme, pero Revis hace un buen trabajo a la hora de refrescarnos la memoria. 
Si el desenlace de Despierta fue sorprendente, el de Tan cerca lo es aun más, y deja la puerta abierta a Shades of Earth, un libro que promete ser muy diferente de los otros dos —cuando leáis el segundo libro entenderéis por qué—, pero no menos interesante. Debo confesar también que no me convencía la traducción que habían hecho del título —el original se llama A Million Suns—, pero una vez leido entiendo perfectamente el porqué de la elección de este título. Y ahora me encanta. 
En definitiva, Tan cerca está al nivel de la primera parte, y no pierde un ápice de calidad con respecto a ella. Esta serie se ha ganado un lugar privilegiado en mi estantería, y lo ha hecho por méritos propios. Eso sí, temo que la última parte no sea satisfactoria, aunque también confío en Beth Revis, y espero que Shades of Earth —cuya portada oficial no es la que se muestra a la derecha, sino otra mucho menos acorde con el diseño de las anteriores— consiga poner el broche de oro a una trilogía muy buena.
Tan bueno como Despierta

lunes, 3 de diciembre de 2012

Hoy no es un día cualquiera, no...

...queridos hechiceros, ¡hoy es el cumpleaños de Javier, el administrador principal de este blog! Hoy mi querido compañero cumple sus dos primeras décadas. ¡TODO EL MUNDO A FELICITARLE! :)


¡QUE CUMPLAS MUCHÍSIMOS MÁS!

sábado, 1 de diciembre de 2012

Estoy leyendo: Trono de cristal, de Sarah J. Maas

Sinopsis:
Un corazón de hielo. Una voluntad de acero. Te presentamos a una asesina. Te presentamos a Celaena Sardothien. Bella. Letal. Destinada a la grandeza. En las tenebrosas minas de sal de Endovier, una muchacha de dieciocho años cumple cadena perpetua. Es una asesina profesional, la mejor en lo suyo, pero ha cometido un error fatal. La han capturado. El joven capitán Westfall le ofrece un trato: la libertad a cambio de un enorme sacrificio. Celaena debe representar al príncipe en un torneo a muerte, en el que deberá luchar con los asesinos y ladrones más peligrosos del reino. Viva o muerta, Celaena será libre. Tanto si gana como si pierde, está a punto de descubrir su verdadero destino. Pero, ¿qué pasará entretanto con su corazón de asesina?

No tenía pensado empezar tan pronto Trono de cristal, pero la entusiasta reseña de mi compañera Aineric en su otro blog me ha terminado de convencer para darle una oportunidad. Debo decir que, en principio, me recuerda un poco a La Secta de los Asesinos, por eso de que la protagonista es una de las mejores asesinas del mundo, además de por la ambientación medieval. Sin embargo, llevo muy poquito, apenas 50 páginas, por lo que no me pronunciaré aún sobre qué me está pareciendo. ¡Ya os contaré! 
Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP