sábado, 24 de noviembre de 2012

Goodbye Berlín, de Wolfgang Herrndorf [Minireseña]


Dos amigos. Un viejo coche robado. Y un verano que cambiará sus vidas para siempre.
Goodbye Berlín se ha convertido en un libro muy popular en Alemania, e incluso ha sido galardonado con el Premio Nacional de Literatura Juvenil Alemana. Sin duda, este libro merece todo el éxito obtenido. Goodbye Berlín es de esos libros que te hacen ver la vida con otros ojos. Maik y Tschick hacen de un simple verano más toda una aventura. Estos dos chicos nos enseñan más de una lección en su particular viaje hasta Valaquia, un lugar que ni siquiera existe. O sí.
El mundo es malo. El ser humano es malo. No te fíes de nadie, no vayas con extraños y todo ese rollo. Mis padres me lo habían dicho, mis profes, la tele. En las noticias y a todas horas: el ser humano no es bueno. Y puede que esto sea cierto en el noventa y nueve por ciento de los casos. Pero lo alucinante es que, durante nuestro viaje, Tschick y yo solo nos encontramos con el uno por ciento restante. 
Había leído un par de novelas de este género —el de la road story— antes, pero esta se lleva la medalla de oro. Es un viaje de lo más enriquecedor, que une a estos dos chicos prácticamente desconocidos, y los convierte en algo más que amigos. Algunas de las personas que conocen son de lo más entrañables, como la familia que les invita a comer, y se reparten el tamaño de los postres contestando preguntas —¿Qué recibe Merope Gaunt por el medallón de Slytherin cuando... ?—. 
Los personajes principales, Maik y Tschick, me han gustado por las historias que arrastran a sus espaldas. Son un par de marginados que solo buscan integrarse un poco, dejar de ser ignorados por todo el mundo. El viaje les hará darse cuenta de que no tienen que fingir ser quienes no son para conseguir un poco de atención
En definitiva, Goodbye Berlín me ha llegado muy hondo. Lo empecé con ganas, pero las primeras páginas me costaron un poco, ya que la narración de Herrndorf es un poco peculiar, pero pasados unos capítulos estaba inmerso en el viaje de estos chicos. A través de su travesía, conoceremos personas llenas de valores, ese uno por ciento restante que se aleja de la mayoría. 
—En realidad yo quería proponeros algo diferente —dije—. ¿Qué os parecería reencontrarnos dentro de cincuenta años? Justo aquí, dentro de cincuenta años. El 17 de julio de 2060. Aunque llevemos treinta años sin saber nada unos de otros. Que todos volveremos aquí, estemos donde estemos, tanto si somos directivos de Siemens como si vivimos en Australia. Nos juramos esto y después nunca volvemos a hablar del asunto. ¿Os parece una gilipollez?

5 comentarios:

  1. Bueno pues tendré que leerlo. Me has convencido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No conocía esta novela pero me has dejado con ganas de más y creo que me puede gustar. No he leído ninguna novela sobre road story y esta parece la más indicada para empezar.

    ResponderEliminar
  3. No la conocía...parece interesante...pero no me convence del todo la verdad...
    Gracias por la reseña.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que te gustara, yo lo leí hace poco y me dejó bastante fría, la verdad. Quizá no fuera un buen momento cuando lo cogí, quién sabe.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Se me hizo una historia genial como bien dices, al inicio la lectura es algo complicada por como suceden las cosas, pero cuando los chicos emprenden la aventura, me hizo recordar mi adolescencia porque si bien nunca hice una locura como la de ellos, hicieron en gran parte lo que a mí me hubiera gustado vivir.
    Y efectivamente, tiene sus momentos de reflexión, que no tan fácilmente encuentras.
    Por otra parte, como otras personas comentan por aquí, depende de tu estado de ánimo.
    Un libro "ligero", pero que te deja un buen sabor de boca.

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP