lunes, 28 de noviembre de 2011

El fantasma de la draga, de Patrick Carman

Lee el libro. Mira los vídeos. Descubre el misterio.
El fantasma de la draga sigue en la tónica de Skeleton Creek. Si en el primero de sus diarios Ryan nos presentaba el sobrecogedor misterio que envolvía a su pueblo, en éste continúan los acertijos. Ryan y Sarah no podían hacerse una idea aproximada de lo gordo que es el asunto en el que han metido las narices. Sus investigaciones les acarrearán más de un problema. Y es que, al parecer, el fantasma de Joe Bush, el hombre que murió en la draga, los vigila muy de cerca.
Sobrecubierta.
Que me gustó Skeleton Creek no es ningún secreto. En la reseña que hice en su día di las razones por las que quedé encantado con Carman y su proyecto. Porque esta saga es algo más que una serie de libros. Es una historia que va creciendo poco a poco y en la que te vas involucrando sin que te des apenas cuenta. Aunque se presentan como un entretenimiento sano y sin pretensiones, estos libros pueden crear verdadera adicción. La extraña combinación que surge de la lectura y la visualización de los vídeos es francamente perfecta. En esta ocasión, he de decir que la calidad de los vídeos ha mejorado. En esta segunda entrega son mucho más intrigantes y adictivos. 
La trama de El fantasma de la draga comienza con un vídeo que continúa exactamente en el punto donde nos dejó el primer diario de Ryan. Sarah y Ryan se habían decidido a adentrarse de nuevo en la draga para encontrar indicios que puedan responder a las muchas preguntas que los atormentan. ¿Qué son las Tibias Cruzadas? ¿Por qué el padre de Ryan forma parte de ellas? ¿Qué paso realmente con Joe Bush? Su nueva incursión en la draga los llevará a descubrir una sala secreta donde los jóvenes quedarán atrapados. El vídeo nos muestra cómo los chicos consiguen escapar. Esta vez han salido impunes, pero quién sabe qué ocurrirá en otra ocasión.
Desenlace de la serie.
Como ocurriera en la anterior entrega de la serie, el protagonismo recae absolutamente en los personajes de Sarah y Ryan. Los demás personajes son las fichas de la partida de ajedrez que juegan los jóvenes. Son sospechosos. Personajes que en mayor o menor grado están implicados en el asunto que la gente tanto se afana en ocultar. El hecho de que la narración esté acompañada con los vídeos hace que conozcamos mejor a los chicos. En mi opinión, cumplen muy bien con su papel de protagonistas. Especialmente Sarah. Es una chica arrojada que no valora las consecuencias de sus actos; ella simplemente se lanza para llevar hasta el final su investigación. En este sentido, Ryan hace un papel mucho más pasivo. Sus funciones son más limitadas; el hecho de haber quedado lesionado tras la incursión en la draga hace que esté recluido en casa. Así, tendrá que anotar toda la investigación en los diarios que luego leemos nosotros.
Especial mención merece la edición de la novela. Una vez más, nos sorprende con una cuidadísima edición repleta de dibujos, recortes y demás elementos. Genial en este aspecto. Por su parte, he de decir que las principales preguntas que se plantearon en Skeleton Creek se resuelven en esta parte. Sin embargo, como sabéis, es una serie de cuatro libros que continúa en Las tibias cruzadas y encontrará su desenlace en El cuervo.
En conclusión, no puedo más que recomendar la lectura de no solo este libro, sino la saga entera. El simple hecho de que la lectura esté acompañada con los vídeos ya es de por sí algo interesante. La historia es realmente envolvente y os sorprenderá de buena manera. 

Muy buena continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP