miércoles, 6 de julio de 2011

Entrevista a Olga Guirao

Después de leer La llamada, tuve el placer de entrevistar a su autora, Olga Guirao. He de decir que a mí me ha encantado completamente. Olga se ha mostrado muy cercana y amable a la hora de responder a mis preguntas. Podéis echarle un vistazo a la reseña antes de leer la entrevista, que os dejo a continuación.

P.- Buenos días, Olga. Quiero empezar la entrevista agradeciéndole que haya accedido a responder a mis preguntas y felicitándola por su fantástica novela.

R.- Al contrario, soy yo quien le agradece su interés y la ayuda que está prestando a su difusión.

P.- Según tengo entendido La llamada supone su primera incursión –publicada- en el género de la ciencia ficción. ¿Qué le llama la atención del tema? ¿Ha escrito algo más de él o tiene pensado hacerlo?

R.- En efecto, sí, es la primera vez, aunque la ciencia ficción me encanta. Siempre me ha gustado. Yo crecí soñando con Carson Napier y con Flash Gordon... Además soy una fanática “trekkie”... Hasta tuve un coche que se llamaba “Capitán Kirk” y, como es natural, Blade  Runner es una de mis películas favoritas... Así pues, en cuanto encontré un tema propicio, lo intenté con la mayor ilusión. Y la verdad es que he quedado muy satisfecha con el resultado. Muy al contrario de lo que cabría esperar, La llamada  es una novela llena de luz. ¿Escribiré más ciencia ficción después de esto? Pues no lo sé,  pero no me sorprendería nada que así fuera. Me lo he pasado francamente bien trabajando en La llamada, tanto que hasta les echo un poco de menos a todos ellos.

P.- Uno de los temas que se trata en la obra es el fin del mundo, tan en boga últimamente ¿Qué elementos nuevos introduce sobre esta cuestión? ¿Cree realmente en las teorías sobre el fin del mundo?

R.- Yo diría que en La llamada el fin del mundo es más bien un recurso dramático: el punto de partida de la novela. No se inscribe en absoluto en el contexto de ninguna teoría de esa índole, teorías que, por otra parte, yo no comparto especialmente.... Por supuesto no cabe duda de que el mundo acabará tarde o temprano, ya que ese es el destino inequívoco de todo lo que existe, pero con toda franqueza yo estoy más bien entre los que confían en que no se trate de algo inminente...


P.- Los personajes en La llamada son escasos, aunque carismáticos. Mi preferida es, sin duda alguna, Gracia Durán. ¿Hay algo de usted o de alguien conocido en alguno de ellos?

R.- Sí, es posible, sí. Mi propio padre, por ejemplo, tiene mucho que ver con el padre de Walker Jones, motivo por el cual Walker y yo tuvimos la misma clase de educación, demoledoramente laica, por así decirlo. También diría que tengo en común con Gracia sus dificultades para aceptar la muerte de aquellos a los que ama y también he tenido épocas muy abrumadoras por esa misma causa... Por fortuna, al final ambas hemos conseguido sobreponernos a todo, de manera que aquí estamos las dos: yo, contestando a su entrevista, y ella, pues ya ve usted, camino del espacio...

P.- Tal y como he dicho en mi reseña, durante toda la lectura de La llamada he tenido la impresión de que me hallaba ante una novela fuertemente existencialista. ¿Tenía realmente la intención de que así fuera?


R.- Desde luego no voy a negar el peso enorme que tuvieron en mi juventud ciertas lecturas de corte existencialista: La edad de la razón, La muerte en el alma, Los Mandarines... Es evidente que entonces contribuyeron a conformar el grueso de mis predilecciones y, por lo tanto, mi personalidad; no podría negarlo aunque quisiera, puesto que es algo que se percibe en mis libros. No obstante, hace ya mucho que no es Sartre ni Beauvoir, sino Camus, lo que más cuenta para mi; en especial, ese Camus de El primer hombre,  tan extraordinariamente penetrante y compasivo, o aquel otro, tan lúcido, de sus Crónicas, el mismo que sostenía que quienes pretenden saberlo todo y solucionarlo todo, acaban por matarlo todo... Tampoco cabe olvidar, por otra parte, que en la misma medida en que La llamada, por debajo de su trama, trata sobre la figura de Dios en su dimensión más humana y menos religiosa, es decir,  entendido como un paliativo de la angustia ante la muerte, la soledad y la ausencia, seguramente, hasta cierto punto, podría inscribirse en el existencialismo; sí, es posible, sí, en efecto.

P.- Para concluir la entrevista me gustaría saber de qué manera se ha documentado sobre el tema, si ha leído alguna obra conocida. En mi caso, en algunos momentos he tenido reminiscencias de El mecanoscrito del segundo origen, de Manuel de Pedrolo.

R.- Leí El Mecanoscrit hace muchos años, en el contexto de un curso de catalán, en su lengua original, y recuerdo que me gustó mucho... Pero la verdad es que, hasta que usted lo ha dicho, no se me había ocurrido relacionarlo con La llamada... Yo diría, más bien, que La llamada es tributaria de El cuervo de Poe, un poema que se cita en la novela con cierta profusión. Pero otros parientes próximos del campo de la ciencia ficción, yo no soy consciente de que los tenga... No sé... Está El fin de la infancia, de Clarke, o Los propios dioses, de Asimov, sobre todo, por la segunda parte, la que da título a la novela... Ambos son libros con giros muy sorprendentes y de cuyas estructuras he aprendido mucho en general, pero que, en realidad, no tienen mayor conexión con La llamada. La verdad es que yo trataba de hacer algo original, porque como lectora de ciencia ficción, la originalidad me encanta, y supongo que por esa razón ahora no acierto a encontrarle una clara referencia, pero seguro que alguna habrá, no cabe duda.

P.- De nuevo muchas gracias por la entrevista.

R.- No, no. Yo también insisto: gracias a usted.

1 comentario:

  1. Ey, muy interesante la entrevistaa, Javi! Me vas a tener que prestar el libro ^^.

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP