miércoles, 4 de mayo de 2011

Memorias de Idhún II: Tríada, de Laura Gallego


Como os prometí, tengo decidido acabar esta trilogía y, como prueba, la reseñaré al completo en el blog. Ya he leído dos tercios de la misma, y sólo me queda por leer Panteón, que espero que esté a la altura de los dos anteriores. Hoy os hablaré de Tríada, segundo volumen de la trilogía, que mantiene la calidad de La resistencia y, por qué no decirlo, la supera. O, por lo menos, a mí me ha gustado más que el primer libro. Espero que la razón sea que esta trilogía va in crescendo a cada libro, y lo que me espere en Panteón sea aún mejor que lo que he vivido con Tríada. Empezando por lo evidente, reseñar este libro es altamente imposible sin incluir spoilers. Por lo tanto, si no has tenido el placer de sumergirte en las páginas de esta trilogía, te recomiendo que te abstengas de leer la reseña a fin de evitar chafártela.
Al final del primer libro asistimos a la apertura de la puerta interdimensional que llevaba a nuestros protagonistas, los miembros de La Resistencia, hacia Idhún. El objetivo de este grupo era hacer cumplir la profecía que hablaba de un dragón y un unicornio que salvarían Idhún de las garras de el Nigromante. Como pudimos comprobar, nuestras sospechas sobre las verdaderas identidades de Jack y Victoria se confirmaban: eran Yandrak, el último dragón, y Lunnaris, el último unicornio, respectivamente. Su misión era, por tanto, ineludible.
Así, llegan por fin a Idhún, un mundo del que tanto les habían hablado y sobre el que tanto habían leído, pero del que no guardaban ningún recuerdo, a pesar de que verdaderamente nacieron ahí. Tras refugiarse en el bosque de Awa, único lugar que no se halla bajo el mando de los sheks y el Nigromante, los rebeldes comienzan a dar sus primeros pasos en la larga lucha por la liberación de Idhún. Los caminos de los personajes se van separando, sin embargo: Jack está decidido a viajar a Awinor, la tierra de los dragones, para conseguir despertar a Yandrak; Kirtash, por su parte, pretende revivir a Haiass, su espada, y para ello viaja a la región de los gigantes, Nanhai; Victoria, por su lado, decide acompañar a Jack en su periplo por el continente de Idhún hasta Awinor.
Los lazos afectivos entre los personajes se hacen más fuertes. El trío amoroso, la tríada, se vuelve cada vez más complejo. Victoria, lejos de poder elegir a uno de los dos chicos, decide que los quiere a los dos, que es incapaz quedarse con uno de ellos. Jack y Kirtash no tienen más remedio que aceptarlo, a pesar del odio que se profesan. Este triángulo me ha resultado pesado en más de una ocasión, todo hay que decirlo. A veces había situaciones que me descolocaban y me echaban para atrás, aunque en cierto modo la actitud de Victoria es la más lógica, no así la de los chicos.
Por su parte, la escritura de Laura sigue la misma línea. Aunque el libro consta de 760 páginas, posee un ritmo que, combinado con la perfecta narración de la autora, hacen de Tríada una novela que se devora. Si bien es cierto que por momentos la trama se hace muy pesada, como durante la batalla final, el desarrollo de los acontecimientos es magistral y te hace seguir leyendo más y más. Cabe decir que yo he leído el libro en menos de una semana, toda una proeza para mí, teniendo en cuenta además que estoy en plena hecatombe universitaria.
En cuanto a los acontecimientos en sí mismos, debo decir que a veces se me hicieron previsibles algunas cosas, pero en general he quedado sorprendido para bien con todo lo que ha pasado -a excepción de cierto acontecimiento final que me ha disgustado profundamente-. Conocemos a muchos personajes nuevos, como Kimara, la semiyan, o Kestra, la piloto de dragones. Algunos me han gustado especialmente, como Sheziss, la shek, y otros muchos me han parecido de relleno o, simplemente, no me han gustado especialmente.
En conclusión, Tríada mantiene el nivel de La resistencia. Es un segundo volumen de una trilogía que derrocha magia y fantasía en cada página. En él, la lucha por la libertad de Idhún y los idhunitas se convierte en todo un viaje de nuestros protagonistas con el objetivo de conseguir eso mismo: la derrocación de Ashran y el gobierno de los sheks. Más amor, más magia y más Idhún en este segundo volumen cuyo final promete una última parte, Panteón, que superará con creces todo lo que ya hemos visto.

5 comentarios:

  1. Qué me gustó esta serie. Aunque si te soy sincera el último (yo lo leí en 6 tomos) fue elq ue menos me gustó. Muak

    ResponderEliminar
  2. Pero vaya que vas rápido con esto xD eso es determinación de acabar una saga.

    ResponderEliminar
  3. @Centinela: Vaaaya que sí! Me muero por leer Panteón :)

    ResponderEliminar
  4. Me muero por leerme estos libros me llaman mucho la verdad.
    Saludos y Gracias por la reseña!
    Bam

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la saga y a mi también se me ha hecho pesada la triada esta tan fastidiosa... A veces me dan ganas de rebentarle la cabeza a Victoria y a Kirtash (el único que se salva es Jack)

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP