lunes, 22 de noviembre de 2010

Por trece razones, de Jay Asher


Si bien el drama no es mi género favorito por excelencia -como sabéis, el blog trata especialmente sobre literatura fantástica-, me encanta leer un libro como este, para desconectar un poco de tanto vampiro, hombre lobo y demás. Como ya he dicho en alguna otra ocasión, me gustan mucho los dramas. Si son juveniles, más aún. Y si acaban bien, ya ni te cuento. Así que Por trece razones cumple muchas de estas características: es una novela dramática, protagonizada por jóvenes... Sin embargo, no, no acaba bien. Desde el primer momento, sabemos cuál es el destino de la protagonista. Conocemos perfectamente la resolución de sus problemas. Sabemos que se suicidó.

Sinopsis: Clay Jensen es un adolescente como cualquier otro que encuentra una misteriosa caja sin remitente dirigida a su nombre. El contenido no es otro que una serie de cintas de grabación que parece haberle enviado Hannah, una compañera de clase que no hace ni dos semanas que se ha suicidado. A pesar del desconcierto que supone volver a oír la voz de Hannah, Clay descubrirá que él es una de las trece personas escogidas para escuchar su historia, en la que se detallan las trece razones por las cuales ha decidido poner fin a su vida. ¿Qué razones son esas y qué tiene que ver él con ellas? A lo largo del día, Clay se irá obsesionando con las grabaciones y hasta recorrerá la ciudad con un mapa que ella misma le ha proporcionado. Hannah irá desgranando poco a poco su vida en un intento de poner de manifiesto no solo las consecuencias, grandes o pequeñas, de las cosas que hacemos y que cambian el mundo, sino de las que por miedo o inseguridad dehamos de hacer.

¿Cuál es el valor de las acciones que, a simple vista, parecen insignificantes? O, mejor aún, ¿de qué manera podemos valorar, generalizadamente, una acción? Es evidente que cada persona es susceptible de valorar un hecho de forma personal, subjetiva. El problema radica en que, a veces, no nos paramos a pensar en el impacto que un detalle, una sonrisa, una mirada, puede tener en otra persona. No le damos suficiente importancia a una palabra dirigida -o, al contrario- a otra persona. Y, en ocasiones, son estas tonterías, estos detalles, capaces de destruir a una persona.

Y con esta premisa nos encontramos a Hannah Baker, una joven que decidió poner fin a su vida. Sin embargo, quiso dejar constancia de por qué tomó tal decisión. Así, graba una serie de cintas, siete en total, en las que explica las razones por las que se suicidó. Trece razones. Trece personas. Cada cara de esa cinta está dedicada a una de esas personas. Y todas esas cintas están guardadas en una sencilla caja de zapatos, que irá pasando de mano en mano, por cada una de esos trece motivos, de esas trece personas.

Es el turno de Clay Jensen, el protagonista del libro -por decirlo así, aunque está claro que la protagonista absoluta es Hannah-. Clay encuentra la caja de zapatos. Por lo tanto, Clay es, en parte, responsable de la muerte de Hannah. Al principio, se desquicia completamente escuchando las cintas. Aunque, poco a poco, la chica lo va absorbiendo y, él, se pone en su lugar rápidamente. Comienza a ser Hannah, a sentir lo que ella sentía cuando estaba viva.

El chico pasa las cintas una a una, mientras recorre la ciudad -de noche- con el mapa que Hannah le había proporcionado. En él, están marcados con estrellitas los lugares que, de alguna manera, fueron especiales para Hannah, donde ocurrieron cosas que también la determinaron. Al mismo tiempo, Clay no puede parar de preguntarse qué le hizo a la chica. ¿Por qué está en esa lista de trece personas si, que él recuerde, nunca hizo nada malo a Hannah? Justo al contrario, incluso. A Clay le gustaba Hannah. Mucho. Así que... ¿por qué?

Y aquí me paro. Si queréis saber cuáles son los 13 motivos por los que una persona puede decidir que la vida no es suficientemente bella. Si queréis ser partícipes de la desgarradora Hannah, con su fría actitud, su gélida voz... Tendréis que leerlo. Para mí ha sido toda una experiencia leer esta novela. Me pareció totalmente increíble meterme en la cabeza -genialmente organizada por Jay Asher- de Hannah Baker. Es, sin duda, el mejor personaje de esta novela. Mientras leía, escuchaba su voz en esas cintas. Mantenía la esperanza de que siguiera viva, de alguna manera.

En cuanto a características más técnicas, Por trece razones es una corta novela de apenas 220 páginas, divididas en pequeños capítulos, originalmente organizados (Casete uno, cara A, Casete uno, Cara B... ) según la persona de la que va a hablar Hannah. Se lee muy rápidamente; en una tarde se devora. La pluma de Asher es ágil y, como ya he dicho, desgarradora. Y la historia de Hannah es adictiva.

No puedo más que recomendarla, si os gustan este tipo de novelas. A veces, la gente me dice que es deprimente leer novelas de este tipo. Sin embargo, yo pienso que estos libros nos permiten pensar en cosas que, hasta el momento, no nos habíamos planteado. Esta en concreto, nos detiene para que pensemos en el efecto de cada una de nuestras acciones, en cosas que, aunque puedan parecer desintencionadas, causan estragos en los demás. El efecto bola de nieve, como lo llama Hannah. Una pequeña mala acción detrás de otra pequeña mala acción puede suponer el hundimiento de un ser humano. Si queréis reflexionar un poco en este tema, leedlo, sí o sí.

Claramente.

Por trece razones es un libro que no se lee, se devora. No podrás darle al stop en la narración de Hannah. Desearás pasar página tras página, para saber algo más sobre ella. La fría voz de Hannah Baker se te meterá en la cabeza y no parará de escucharse hasta que cierres el libro. Una novela que no te decepcionará en absoluto.


[Gracias a la editorial Ámbar]

11 comentarios:

  1. Es una novela que tengo ganas pero a la vez sé que será dura. Desde luego me has dejado con la miel en los labios.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo tengo en inglés desde hace unos meses, a ver si empiezo ya con él que tiene muy buena pinta :)

    ResponderEliminar
  3. Me gustó muchísimo este libro ^^

    Profundo, interesante, intrigante, reflexivo y engancha desde el principio :)

    ¡Besotes! =P

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado bastante el libro, aunque la protagonista no me haya gustado especialmente. Aún así, el libro es muy recomendable :)

    ResponderEliminar
  5. Lo leí hace nada y también me encantó.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Si que esta es una de las que pondré al frente de mi lista de deseo:D

    La reseña genial:D

    kisses

    ResponderEliminar
  7. Me encantaria leer esta novela! Algo de drama para mi :D

    ResponderEliminar
  8. Le tengo muuuuuuuchas ganas a esta novela. Creo que mi compañera la leerá, a ver qué me cuenta xD

    ResponderEliminar
  9. Es una gran novela. De lo mejorcito en novela juvenil realista que he leído. Y es lo suficientemente inteligente como para no convertir a Hannah en una santa, sino que deja espacio al lector para interpretar y pensar que con un par de palabras todo habría sido diferente. Muy, muy buena.

    ResponderEliminar
  10. Hola querido Javier:D

    Te he mandado un email importante, leelo cuando puedas:D

    kissses y feliz finde:D

    ResponderEliminar
  11. :D a mi me paso igual cuando iba leyendo el libro quise que siguiera viva.
    es un libro presioso y puedo desir que se convirtio en uno de mis favoritos.
    me rei en ocaciones ,llore (la mayor parte del libro).pero fue hermoso .
    realmente me encanto.como explica la historia,y realmente te ese pensar en las acciones que tenemos los unos con los otros.
    un libro hermoso para mi gusto

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP