miércoles, 11 de agosto de 2010

Campos de fresas, de Jordi Sierra i Fabra

Sinopsis: En la cama de un hospital, Luciana, una chica de dieciocho años aficionada al ajedrez, se debate entre la vida y la muerte por culpa de una pastilla de éxtasis adulterada. A su alrededor, su familia, sus compañeros, su novio y su mejor amiga emprenden una lucha desesperada y contrarreloj para salvarle la vida, mientras tratan de hacer frente a muchos interrogantes sin respuesta. Con la ayuda de todos ellos, Luciana se dispone a participar en la partida más trascendente de su todavía joven existencia. Una partida en la que la frontera entre la victoria y la derrota es peligrosamente estrecha. Su contrincante es ahora la muerte: ganar significa vivir. Perder...


No sé cómo empezar esta reseña. No había leído nunca nada de este autor, y eso me parecía una tremenda falta de respeto hacia la literatura nacional. Así que, cuando me di cuenta de que tenía un ejemplar de este libro por casa (Nota: La portada de mi libro es mucho más bonita que ésta, ya que es del Círculo de lectores del año catapún, cuando aún se esmeraban en hacer bonitas portadas, y no las horribilidades que crean ahora) y no dudé en leerlo. ¿Qué tal, entonces, mi primera experiencia con Sierra i Fabra? Pues, en resumen, no ha sido del todo mala. Cierto es que esperaba mucho más de este autor, por sus buenas críticas, pero hay que tener en cuenta varios factores:

1. La temática tratada no es de mis preferidas.
2. Quizá no haya elegido uno de sus mejores libros para conocer al autor.
3. Este libro es de 1996, así que se puede considerar una de sus primeras obras, y con el tiempo es bastante posible que haya mejorado mucho su pluma.

La historia se centra en lo que le ocurre a Luciana, una chica de casi dieciocho años que, durante una noche de marcha, consume una pastilla de éxtasis (en realidad, es de eva) que la deja en coma. A partir de este momento, conoceremos las reacciones de sus amigos, familiares y allegados en general: desde su novio Eloy, que hace todo lo posible por encontrar al camello que le vendió las pastillas, hasta los amigos con los que salió esa noche, Cinta, Santi y Máximo, que optan por llevar las cosas con calma y ayudar a Eloy en todo lo posible.

También sabemos cómo se desarrolla la investigación policial, con Vicente Espinós al frente o qué planea Poli, quien les vendió las pastillas a los jóvenes. Por otro lado, está Mariano Zapata, un periodista de dudosa ética y pocos escrúpulos, que hará todo lo posible por publicar la historia de Luciana en la portada de su periódico.

De los personajes tengo que decir que pocos, pocos, me cayeron en gracia. Eloy es uno de ellos, pero básicamente me cayó bien porque intentó ayudar a Luciana, no como sus amigos (tener amigos para esto... ) Luego está Loreto, de la que no os he hablado antes porque quería hacerlo ahora. Loreto es, para mí, lo mejor con diferencia del libro. Es el personaje mejor construido de todos (lo cual no es difícil, porque los amigos de Luciana tenían personalidad cero) Loreto es una de las mejores amigas de Luciana, y sufre uno de los trastornos alimenticios más graves: la bulimia. Cuando Luciana entra en coma, Loreto no podrá pensar en otra cosa que en la recuperación de su amiga, y le prometerá incluso dejar de vomitar por ella, por las dos... Es un personaje profundo (dentro de lo que cabe) que tiene su propia historia personal, al margen del drama de Luciana, y que intentará superarlo por ella misma y por su amiga.

La narración es muy ágil, lo cual es un punto a su favor. Campos de fresas se divide en 95 capítulos cortos, muy cortos, que llamaría incluso secuencias. Cada una de estas secuencias está encabezada por un número y, entre paréntesis, un movimiento de ficha, como si fuera el libro una partida de ajedrez. Esto me ha parecido completamente original, que hace del libro algo digno de leer, tan solo por saber cómo acabará la partida. La lucha de Luciana contra el peor enemigo posible, la muerte, se simboliza con esta partida de ajedrez donde solo puede haber un vencedor. El final de la partida y, por ende, del libro, me ha parecido un tanto predecible, pero no resta la cantidad de frases y de citas preciosas que encierran los capítulos anteriores.

Campos de fresas es un libro de una narración rápida y sencilla, escrito de una manera impecable y con un fin básicamente moralizador, que trata de adentrarse en las conciencias de la gente y que consigue entretener por encima de todo. Los personajes dejan mucho que desear, eso sí, pero hay alguno que otro que se puede salvar. El final, que no podía ser otro (en realidad podía haber sido perfectamente otro, pero mejor así), es muy bonito y, en general, el libro está bien para leer en una tarde, debido a su corta extensión, y para reflexionar sobre la juventud de hoy en día.

No dudaré en leer más de Sierra i Fabra, aunque espero que el próximo libro suyo que caiga en mis manos me deje una mejor sensación que éste.

Fragmentos aleatorios:

No iba a poder amar a nadie más como la amaba a ella. Eso lo sabía. Su padre le habló una vez del 'amor de su vida', su primera novia. Nunca la olvidó, y aunque había sido feliz con su madre, aún pensaba en ella, poque había sido lo más importante de su adolescencia.



3 comentarios:

  1. No lo he leído pero quiero hacerlo. Todos los libros que he leído de este autor me gustaron mucho.
    No sabía que el libro estaba escrito como si fuese una partida de ajedrez. Me gusta. xDD

    ResponderEliminar
  2. Este libro quiero leerlo, y lo quiero leer ya!! Es la segunda reseña que leo hoy del autor. Aunque me atrae mucho más este libro, así que supongo que empezaré por el.

    Un besote y gracias por la reseña!!

    ResponderEliminar
  3. La verdad de los libros que he leido de Jordi es de los que menos me ha gustado, y eso que me duro tan poco como los otros, pero me dejo fria, nose como explicarlo pero asi fue

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP