Cargando...

domingo, 20 de abril de 2014

Hyde, de David Lozano

Despertando la oscuridad que habita en el ser humano. 
Hyde es la nueva e interesantísima novela de David Lozano, una fábula sobre la naturaleza humana que llevaba esperando meses, ya que es imposible no sentirse atraído por su espectacular premisa. Si bien podemos encontrar una gran cantidad de libros de este tipo, Hyde se distancia de cualquier otra novela del estilo por varios motivos. Además, y esto lo digo más bien a título personal, creo que el autor ha superpuesto el mensaje que subyace en la novela al verdadero misterio sobre quién es el artífice de las muertes. Os explico todo esto a continuación. 
En Hyde nos desplazamos junto a ocho muchachos a una gran finca perdida de la mano de Dios. Los chicos forman un grupo de lo más variopinto, aunque todos están ahí por la misma razón. A través de unos estudios previos, los muchachos han sido seleccionados para formar parte de un programa que pretende despertar el placer de la lectura en jóvenes que ni por asomo se acercan a un libro. Todo esto será posible mediante una terapia subliminal, esto es, a través de la exposición a contenidos que esconden mensajes subliminales que incitan a la lectura. Sin embargo, tras el brutal asesinato de una compañera del programa, los chicos entran en pánico. ¿Qué es verdaderamente el Proyecto Hyde?
Al estilo de una slasher movie, los jóvenes participantes del experimento viven bajo la incertidumbre de quién será el próximo asesinado. Y, por supuesto, ¿quién es el autor de las muertes? Todo se sucede de forma muy continuada; Lozano no da lugar para el aburrimiento, desgranando en pequeñas dosis el misterio que se esconde entre los muros de la finca. No obstante, ¿podemos hablar de misterio? Aunque hay factores de la ecuación que no terminaban de encajarme hasta que el autor los explica, debo decir que el mayor enigma de la novela podemos resolverlo con una enorme facilidad por nuestros propios medios. Debo decir que soy un lector curtido en este tipo de novelas, pero en el caso de Hyde nos encontramos con una prueba que evidencia sin lugar a dudas gran parte del misterio. Y hasta aquí puedo leer. 
Sin embargo, tengo la teoría de que el autor no se preocupa tanto por el misterio que envuelve al experimento de lo contrario, no incluiría de forma premeditada la pista que lo explica todo—, sino por el mensaje que quiere transmitir: todo ser humano está hecho de sombras que, en algún momento, pueden salir a la luz. 
Debo comentar también que hay dos líneas argumentales en la novela: la primera es, obviamente, la de los chicos encerrados en la mansión; una segunda línea argumental sigue las indagaciones del inspector Esteban Lázaro, que trata de descifrar el asesinato de un exitoso publicista. No hace falta decir que ambas líneas se encuentran estrechamente relacionadas, pero debéis leer la novela para descubrir los lazos que las unen. 
En definitiva, Hyde es una muy buena novela sobre monstruos y hombres que se funden en un solo ser donde el misterio no es tan importante como el retrato de la naturaleza humana. O, al menos, eso es lo que creo. Nos encontramos con un reparto de personajes muy interesantes Álvaro es, sin lugar a dudas, mi preferido—, y más de trescientas páginas de pura adicción. Bien hecho, Lozano. 
4/5 

martes, 15 de abril de 2014

Clásicos: Cumbres borrascosas, de Emily Brontë

¿Por dónde empezar? Quizá sea un buen principio describir cómo me sentí habiéndolo terminado, esto es, prácticamente inmóvil y desconcertado, sin saber muy bien qué acababa de leer y cómo me sentía al respecto. Ahora, tras coger un buen puñado de aire, soy capaz de hilar unas pocas frases e intentar expresar lo que es Cumbres Borrascosas que, en definitiva, es una travesía literaria que se debe emprender al menos una vez en la vida. 
Mi amor por Heathcliff se parece a las eternas rocas profundas, es fuente de escaso placer visible, pero necesario. Neli, yo soy Heathcliff, él está siempre, siempre en mi mente; no como un placer, como yo no soy un placer para mí misma, sino como mi propio ser. 
No sé en qué medida esto puede extrapolarse a todo el mundo, pero en lo que a mí respecta esta novela destaca porque se aleja diametralmente de la idea que preconcebía sobre ella. En otras palabras, Cumbres Borrascosas sorprende. Honestamente, hay muchos aspectos de la novela que permanecen siendo un misterio después de su lectura; ¿es una novela de amor?, ¿es la historia de una venganza? Cumbres Borrascosas puede llegar a ser todo, o nada. Esta infinitud interpretativa concede a la novela una tridimensionalidad excepcional. 
En mi opinión, la novela de Emily Brontë es una novela de pasiones que rozan lo demencial y políticamente correcto. Sus personajes, seres que por momentos tienen muy poco de humanos, se muestran como recipientes que desbordan todo un océano de violencia y pasión. Tanto es así que he tenido que leer la novela sin prisas, y parando a menudo para tomar aire, ya que la carga emocional que destilan estos personajes puede llegar a ser abrumadora. 
A todo esto, ¿de qué va Cumbres Borrascosas?
Como os he dicho, el factor sorpresa juega un papel fundamental en esta novela, y por mucho que os cuente es muy probable que os encontréis algo diferente a lo esperado. Pero, a grandes rasgos, podría decirse que este es el relato de dos familias. Todo empieza cuando el señor Lockwood alquila la Granja de los Tordos, propiedad del también dueño de Cumbres Borrascosas, el señor Heathcliff. Viéndose obligado a pasar una noche en las Cumbres a causa de un temporal, el señor Lockwood quedará profundamente interesado por esa familia, y es a raíz de ese interés por lo que empieza el verdadero relato. Así es, el grueso de la historia ya ha ocurrido, por lo que se recurre a varios narradores con el fin de participar en el relato de la misma. 
Podría hablar durante horas sobre Cumbres Borrascosas, pero lo único que pretendo con esta reseña es contagiaros un poco el entusiasmo que he sentido al leerla. Ante todo, es una novela que no dejará indiferente a nadie, ya que es no es fácil quedarse impasible ante ese torrente de grandes emociones que se desatan como truenos en la novela de Emily Brontë. 

martes, 25 de marzo de 2014

Un monstruo viene a verme, de Patrick Ness

00:07
Un monstruo viene a verme es de esas novelas que hay que reposar una vez terminadas. Por más que lo intentaba, no he podido transformar en palabras lo que he sentido con esta lectura hasta hoy, varios días después de finalizarla. Como diría Augustus Waters, mis pensamientos son estrellas con las que no puedo formar constelaciones. Aun así, necesito hablar de este libro, y a eso he venido hoy. 
Habiendo madurado mi opinión sobre la novela de Patrick Ness escrita a partir de la idea original de Siobhan Dowd, que desafortunadamente no pudo llegar a escribir esta historia—, debo decir que, sin lugar a dudas, me ha gustado. Entre las páginas de Un monstruo viene a verme se desencadena toda una tormenta de emociones, a veces de forma delicada, otras de manera apasionada. Si por algo se caracteriza esta novela, es por eso: guste más o guste menos, dudo que provoque indiferencia en algún lector. Nos encontramos, pues, con un cóctel de emociones complejas que intentan ser explicadas, con mayor o menor éxito. Ness expone temas como el acoso escolar, la muerte, y la dificultad del ser humano a la hora de gestionar sus miedos, negándolos y ocultándolos bajo un velo de autoengaño. 
Conor O'Malley es un chaval de trece años que, desde hace un tiempo, tiene que lidiar con una situación familiar de lo más complicada: su madre, diagnosticada de cáncer tiempo atrás, no mejora en su lucha contra la enfermedad. Una noche, siete minutos después de que el reloj marque las doce, se presenta en su ventana un monstruo:
¿Que quién soy? rugió de nuevo—. ¡Soy la espina dorsal que sostiene las montañas! ¡Soy las lágrimas que lloran los ríos! ¡Soy los pulmones que respiran el viento! ¡Soy el lobo que mata al gran ciervo, el gavilán que mata al ratón, la araña que mata a la mosca! ¡Soy el gran ciervo, el ratón, la mosca que son comidos! ¡Soy la serpiente del mundo que se devora la cola! ¡Soy todo lo que no está domesticado y no se puede domesticar! Acercó a Conor uno de sus ojos—. Soy esta tierra salvaje, y he venido a por ti, Conor O'Malley. 
Un monstruo que se prepara para contarle al chico tres historias, tres grandes fábulas sobre la naturaleza humana. Y, después de eso, Conor tendrá que confesar la verdad que ha estado escondiendo durante mucho tiempo.  ¿Estará preparado para ese momento?
Un monstruo viene a verme, que me ha recordado en buena parte a Canción de Navidad de Dickens, podría llegar a convertirse en un cuento moderno, en un retrato sobre la reacción del ser humano frente a situaciones extremas. En muy pocas páginas, Patrick Ness consigue encajar temas tan trascendentales que la reflexión se convierte en una tarea obligatoria; y, al final, quedamos desbordados por ese torrente de vida que permanece. Esa es la gran verdad, al fin y al cabo. Los lazos que nos unen a la vida son algo inexplicable. 
Mi edición es la que acaba de editar Nube de Tinta para su catálogo, lo que me parece un gran acierto, ya que esta novela no podría encajar mejor en su línea editorial. No obstante, os aviso de que no es una edición ilustrada, como la anterior de DeBolsillo. Por otro lado, quería hacerme eco de una noticia que saltó hace muy poquito, y es que Juan Antonio Bayona será el encargado de dirigir la adaptación cinematográfica de Un monstruo viene a verme, ¡grandes noticias! Mis ganas de ver esta historia en la gran pantalla son inmensas, y confío en la capacidad del director catalán para conseguir una buena adaptación de esta novela. 

Aquí podéis ver el fantástico booktráiler de Un monstruo viene a verme.
4/5

jueves, 20 de marzo de 2014

La luna no está, de Nathan Filer

De humanos y monstruos.
O del momento en que ambas cosas se convierten en la misma. De eso trata La luna no está. Debo confesar que ha sido una lectura difícil, pero no porque sea una mala novela, ¡nada más lejos de la realidad! Ha sido difícil por la intensidad del relato, por la poderosa voz protagonista que resulta abrumadora. Pero, sin lugar a dudas, ha sido una lectura maravillosa. No obstante, hay novelas que requieren una atención especial, y La luna no está es una de ellas. Porque, en definitiva, nos encontramos ante una novela especial, y os cuento por qué. 
En la opera prima de Nathan Filer conocemos al joven Matthew Homes, un chico marcado por una horrible tragedia: a una edad muy temprana perdió a su hermano en circunstancias que no conocemos hasta el final. Ese es el origen del relato que, de forma más bien desordenada, nos cuenta Matt. Es ahí donde radica todo lo que vendrá posteriormente. 
¿Verdad que da miedo cuando alguien a quien quieres se muere? Sobre todo si eso pasa cuando eres pequeño. Te preocupa que con el paso del tiempo se te borre su cara. O que su voz se confunda con otras voces y al final ya no recuerdes cómo sonada.
A mí eso no me preocupa. 
Si aún no lo habéis adivinado, ya os lo digo yo: Matt no es un chico normal. No quiero hablaros más de la cuenta de este personaje, ya que vamos conociéndolo de una forma muy gradual hasta que al final de la novela sentimos tal empatía hacia él que, os lo aseguro, podréis llegar a sorprenderos. Matthew Homes me ha dejado sin aliento. Su desgarradora voz, la manera en que desnuda ciertas verdades, su visión de las cosas... Todo ello resulta, cuanto menos, impactante; es por eso por lo que he tenido que dosificar la lectura, ya que la voz de Matt estaba a un volumen demasiado alto. Aunque lo repito de nuevo: La luna no está es una experiencia única. Es una lectura no exenta de aflicción, pero totalmente recomendada. El dolor está presente en cada palabra, pero de la misma manera, Matthew nos conduce hacia su propia redención en un final absolutamente catártico. 
Allí estaban todos y cada uno de los momento desde el día en que cerré los ojos para contar hasta cien hasta que los abrí para hacer trampas. Aquello no venía de la nada, pero aún así me pilló por sorpresa. Las lágrimas caían muy deprisa, sin darme tiempo a secarlas. 
Aunque exige un gran nivel de atención, La luna no está es una lectura bastante amena, ya que Mattew hace una minuciosa selección de sus recuerdos, que él mismo transcribe de ahí que haya utilizado esa fuente para las citas, ya que Matt escribe a veces en una máquina de escribir—. Además, la narración se ve salpicada por unos cuantos dibujillos esporádicos que ilustran ciertas partes de la trama; ¿qué queréis que os diga? Todo se ve mejor cuando viene acompañado de imágenes.  
La luna no está es, ante todo, una novela que suscita reacciones; bajo ningún concepto provoca indiferencia. Si bien es un testimonio crudo, no está desprovisto de un hálito de esperanza que es, a fin de cuentas, lo que queda en el corazón del lector. Hoy mismo podréis encontrar La luna no está en librerías, y os lo recomiendo de veras. Espero que os guste tanto como a mí. 

sábado, 8 de marzo de 2014

Recomendación del mes: Febrero

Este mes me ha costado más que nunca decidirme por un solo libro para esta sección, pero finalmente me he decantado por la quinta entrega de una saga maravillosa, Vampire Academy. Aunque he tenido el inmenso placer de leer este mes no solo uno, sino dos volúmenes de otra maravillosa saga, Los Héroes del Olimpo, el vínculo que mantengo con los libros de Richelle Mead es más fuerte. Todos sabéis que la publicación de esta saga está costando sudor y lágrimas, pero hemos conseguido llegar a la antesala de su desenlace, y es por eso por lo que lo he disfrutado tanto. Tenía tantísimas ganas de reencontrarme con Rose Hathaway y el resto de personajes que, en definitiva, he disfrutado cada página como si fuera la última. Os lo he dicho de mil maneras distintas, pero no está de más repetirlo cuando se da la ocasión: Vampire Academy es absolutamente genial. Aquí podéis leer la reseña de Deuda de espíritu, penúltimo libro de la hexalogía. 

lunes, 3 de marzo de 2014

Zona de intercambio

Echándole un vistazo a mis estanterías, me he dado cuenta de que hay muchos libros que no me gustaron o que, aun habiéndome gustado, no tengo la intención de volver a leer. Hay demasiados libros que me apetece leer (y que no tengo) que me gustaría conseguir, así que si os interesa alguno de los libros de mi lista, podéis escribir un mail al correo del blog, esto es:
elhechizodeloslibros@gmail.com
Como asunto poned ¨Intercambio¨, y a continuación decidme qué libro os interesa, y si tenéis alguno de mi lista de deseos. Si no es así, podéis ofrecerme una lista de vuestros libros de intercambio, ya que es muy probable que me interese alguno. Para terminar, aviso de que ninguno de estos libros está a la venta. Esta es una zona de intercambio exclusivamente. 
· Libros que intercambio ·
  • La bestia, de Alex Flinn
  • Los extraordinarios secretos de April, May & June, de Robin Benway
  • La chica del lago, de Steph Bowe
  • Night School, de C. J. Daugherty
  • Nada es para siempre, de Ali Cronin
  • Hollow Pike, de James Dawson
  • Buscaré el océano, de Carrie Ryan
  • Tú y yo: una historia catastrófica, de Jess Rothenberg
  • Una canción para ti, de Sarah Dessen
  • The Duff, de Kody Keplinger
  • Flores de sombra, de Sofia Rhei
  • Quizás mañana la palabra amor..., de Jordi Sierra i Fabra
  • Paranormal, de Kiersten White
  • Dark Divine, de Bree Despain
  • Sin alma, de Gail Carriger
  • Eternos, de Kirsten Miller
  • El diario de los mil días, de Shannon Hale
  • Diez cosas que hicimos (y que probablemente no deberíamos haber hecho), de Sarah Mlynowski 
  • El bosque de los corazones dormidos El jardín de las hadas sin sueño, de Esther Sanz
  • Que el amor nos salve de la vida, de David Escamilla
  • Oblivion I, II y III, de Francesc Miralles
  • Canciones para Paula, ¿Sabes que te quiero? y Cállame con un beso, de Blue Jeans
  • Siempre estarás tú y Si estuvieras aquí, de Francesco Gungui
  • Anna vestida de sangre y Anna desde el infierno, de Kendare Blake
  • Forgotten, de Cat Patrick
  • El juramento, de Kimberly Derting
  • Colisión, de Elizabeth Norris
  • El cielo está en cualquier lugar, de Jandy Nelson
  • Delirium, de Lauren Oliver
· Wishlist ·
  • El nombre del viento El temor de un hombre sabio, de Patrick Rothfuss
  • Las carreras de Escorpio, de Maggie Stiefvater
  • El brillo de las luciérnagas, de Paul Pen
  • Luces del norte, La daga y El catalejo lacado, de Philip Pullman
  • Cualquier tomo de Canción de hielo y fuego, de George R. R. Martin
  • Sombra y hueso, de Leigh Bardugo
  • Tokio Blues, de Haruki Murakami
  • La cura mortal, de James Dashner
  • El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon
  • La ladrona de libros, de Marcus Zusak
  • Percy Jackson (del segundo al quinto libro), de Rick Riordan
  • El señor de los anillos El hobbit, de J. R. R. Tolkien
  • El resplandor, de Stephen King
Un poco de todo, como veis. En realidad estoy abierto a cualquier sugerencia, así que no dudéis en ofrecerme lo que os apetezca. Ya hablaríamos de las condiciones de envío una vez hubiésemos acordado los libros del intercambio.
Y esto es todo. ¡A ver si podemos conseguir esos libros a los que les llevamos siguiendo la pista tanto tiempo!

martes, 25 de febrero de 2014

La casa de Hades, de Rick Riordan

Las puertas han de ser cerradas desde fuera... y desde dentro.
¡No me lo puedo creer! Ya podemos disfrutar de la penúltima entrega de la que es, sin lugar a dudas, una de las mejores sagas juveniles del mercado. Así os lo digo, una de las mejores. Ya os he hablado en las reseñas de los anteriores títulos que conforman la serie —os refresco la memoria: El héroe perdido, El hijo de Neptuno y La marca de Atenea— de lo maravillosa que estaba resultando esta nueva serie, que a estas alturas ha conseguido sobrepasar a las primeras aventuras de Percy Jackson. Esto, al igual que todo lo demás, lo digo a título personal; no obstante, os aseguro que Riordan tiene un don para conseguir que cada uno de sus libros sea mejor que el anterior. 
Como es habitual en mis reseñas, podéis estar tranquilos: no os encontraréis con ningún spoiler. Lo único que quiero conseguir a través de esta entrada es suscitar un poco de interés en vuestros corazones lectores y animaros a darle una oportunidad a Riordan, ya que no conozco a nadie al que le hayan defraudado sus novelas. Además, todas sus sagas van in crescendo; como veis, hablo en plural, ya que sus otras series dan buena cuenta de lo que digo. 
Hoy tenemos entre manos La casa de Hades, cuarta y penúltima entrega de Los héroes del Olimpo, que se ha convertido en mi saga preferida por varios motivos. En primer lugar, y como os he comentado antes, porque cada libro es mejor que el anterior, aunque ese motivo puede aplicarse igualmente a Percy Jackson y los dioses del Olimpo o a Las Crónicas de Kane. Además, soy muy fan de un buen cliffhanger, y Riordan demuestra en cada libro una capacidad sin precedentes para hacernos sufrir a lo grande. Así ocurrió en La marca de Atenea, y así ha sido en La casa de Hades. ¿Os habéis visto a vosotros mismos conteniendo un grito en mitad de la madrugada? ¿No? Pues leed estos libros. 
Por otro lado, creo sinceramente que Rick Riordan tiene entre manos el mejor desenlace que jamás haya escrito, ya que ha sentado las bases de algo que puede ser realmente épico. Personalmente, es uno de los finales de saga que más necesito este año, y os recuerdo que es el año de Ciudad del fuego celestial o de Sueños de dioses y monstruos. Por suerte, no creo que tenga que recurrir a leerlo en inglés, ya que Montena está editando esta serie a muy buen ritmo. Ahora solo queda esperar por La sangre del Olimpo, un título más que sugerente para un desenlace que promete ser inolvidable.
5/5
Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP