Cargando...

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Un tímido hola de nuevo

Tenía ganas de volver a mi pequeña casa virtual, sí. Sinceramente, no sé en qué momento dejé de disfrutar haciendo algo de lo que me siento tan orgulloso, pero lo cierto es que el tiempo ha pasado delante de mis narices sin que yo apenas me diera cuenta. Un día tras otro, y así hasta llegar a cinco largos meses. Casi medio año de inactividad blogger. No he venido para quedarme definitivamente; de hecho, no sé si algún día podré darle a este blog la vida que merece. Pero aquí estoy, y me dejaré caer de vez en cuando. 
¿Qué podréis encontrar aquí a partir de ahora? 
Pues, en principio, volveré a hablaros de mis lecturas, que serán de todo tipo. Sigo leyendo juvenil, ¿eh? ¡Y con orgullo! Pero sí es cierto que cada vez tengo menos preferencia por estos libros; mis horizontes se encuentran más expandidos que nunca, por lo que leo absolutamente de todo. No puedo hablar de la frecuencia con la que iré reseñando porque dependerá de mi tiempo libre, que es bastante escaso. En estas circunstancias, suelo tardar una media de dos semanas en poder leer un libro, así que empezaré por reseñar aquellos que he leído estos últimos meses. Poco más que decir... ¡nos vemos pronto! 

miércoles, 18 de junio de 2014

Amy y Roger, de Morgan Matson

Para encontrar el verdadero camino, a veces tienes que perderte
Vaya, ¡menuda sorpresa! Amy y Roger no es nada de lo que me imaginaba que sería y, al mismo tiempo, es todo lo que necesitaba leer en este momento. A juzgar por ese subtítulo, pensaba que se trataba de una novela de lo más pastelosa donde, una vez más, dos chicos se enamoraban fugazmente y emprendían un viaje haciendo toda clase de locuras. Pues bien, en Amy y Roger encontraréis muy poco de lo primero, y muy mucho de lo último. 
Tenemos a dos personajes que comparten protagonismo: por un lado Amy, una chica que aún trata de recuperarse de la muerte de su padre, un suceso fatal que ha dejado secuelas imborrables en la joven; por el otro lado tenemos a Roger, que también arrastra sus propios fantasmas, a los que está dispuesto a seguir hasta su escondite. Ambos chicos son dos completos desconocidos se conocen de la infancia, pero ni siquiera se acuerdan el uno del otro. ¿Qué es lo que los lleva a emprender un viaje en coche a través de medio país? Una razón puramente logística. Amy es incapaz de conducir después del trágico fallecimiento de su padre, y su madre creyó necesario para el bien de la familia comenzar una nueva vida en otro estado, Connecticut. 
Mientras su madre se establece en dicho estado, Amy aún debe terminar sus estudios en California. No obstante, aún hay ciertos asuntos que solucionar en California, entre otras cosas, el del coche. Alguien tiene que hacerse cargo de conducir el coche hasta Connecticut, y esa persona puede ser cualquiera excepto Amy. ¿Quién lo hace, entonces? ¡Bingo! Roger, que casualmente tiene que viajar cerca de Connecticut o relativamente cerca, al menos, es el encargado de conducir el coche. Así, los dos chicos emprenden un largo e inesperado viaje que les depara encuentros y algún que otro desencuentro, grandes experiencias y, sobre todo, montañas y montañas de comida rápida. 
Amy y Roger me ha gustado porque es el libro perfecto para evadirse unas buenas horas. Os lo digo totalmente en serio: abrir Amy y Roger es aparcar los problemas de estudiante-acabando-una-carrera, y disfrutar como un niño del épico rodeo de dos chicos un poco perdidos en el mundo que tratan desesperadamente de encontrarse. Quizá ese subtítulo pueda llevar a engaño, ya que Amy y Roger no es una historia de amor o sí, aunque no es principalmente una historia de amor, sino una historia de superación, de búsqueda y de exploración. Amy y Roger es una lección, un viaje del que solo conocemos el destino, aunque no la ruta que debemos atravesar para llegar al final del camino. Amy y Roger es, en definitiva, un libro maravilloso, un poco atípico, y totalmente recomendable. Es, además, una lectura perfecta para esta vacaciones que, afortunadamente, están a la vuelta de la esquina. L e e d l o.
4,5/5

martes, 17 de junio de 2014

Estoy leyendo: The Raven Boys II. Los saqueadores de sueños, de Maggie Stiefvater

Sinopsis: 
Todo el mundo tiene secretos. Los guardamos o nos los guardan, los controlamos o escapan a nuestro control. Ronan Lynch también. El gran secreto de Ronan es que puede coger cosas de los sueños y traerlas al mundo real. Lo malo es que hay alguien que desea esas mismas cosas. Alguien cuyas intenciones son más siniestras. Y mientras tanto, las líneas ley que rodean Cabeswater se están debilitando. Glendower es un sueño cada vez más lejano, y Gansey no está dispuesto a permanecer indiferente. 
¡Qué ganas tenía de reencontrarme con los chicos del cuervo! Maggie considera este libro como my new favorite of my books, it has All of My Favorite Things in it. ¿Quién puede resistirse al libro favorito de Maggie? Debo decir que me acuerdo más bien poco del anterior, pero me encantó de principio a fin, si bien me pareció extremadamente raro original. En Los saqueadores de sueños, la autora promete explorar en profundidad las líneas rey, seguir con la búsqueda de Glendower y conocer mejor a los demás chicos del cuervo, especialmente a Ronan, de acuerdo a la sinopsis. ¡Pues yo no puedo resistirme! Muy pronto os contaré si esta segunda parte está a la altura de la primera, aunque algo me dice que la va a superar. 

domingo, 15 de junio de 2014

El juego infinito, de James Dashner

A la caza del terrorista. 

Han pasado más de tres años desde la publicación de esa joya de la literatura juvenil llamada El corredor del laberinto. Más tarde llegaron sus continuaciones y, aunque no quedó exenta de peros, la trilogía del corredor se ganó un puesto de honor en mis estanterías. No es de extrañar que, con estos precedentes, mi interés por El juego infinito fuera desorbitado. Sin embargo, fue un error por mi parte tomar como aval El corredor del laberinto, dando así por hecho que esta nueva serie estaría a la altura de la anteriormente mencionada. Porque no es así, ni de lejos. Con todo y con eso, no me arrepiento en absoluto de haber leído esta novela, y espero una mejora en su segunda y últimaparte. 
Dashner nos presenta a tres chicos, tres hackers, que son capaces de manipular los códigos de lo que se conoce como Red Virtual, un videojuego que arrasa entre los jóvenes de su edad. Y aquí entra la primera incongruencia, y es que son chicos de lo más normales a los que se les encarga una misión que bien podrían desempeñar profesionales de más talla. El gobierno solicita la ayuda de Michael, Sarah y Bryson, los chicos a los que me refiero, para cazar al terrorista que está causando estragos en Red Virtual. Lo que ocurre es que anda suelto un jugador que se dedica a masacrar a los jugadores de Red Virtual, llegando incluso a infligirles daño en la vida real. Empieza, entonces, la caza del terrorista. 
El principal problema del libro es que llega a hacerse extremadamente largo, cuando ni siquiera sobrepasa las cuatrocientas páginas. Tenemos acción, sí, pero las escenas frenéticas vienen siempre acompañadas de una sensación de déjà vu que no nos permite disfrutarlas en absoluto. Por otra parte, no he llegado a sentir ni un poquito de empatía por ninguno de los personajes, y eso es algo absolutamente necesario para que yo me encuentre inmerso en la narración. ¡Ay, la narración! Dashner parece haber perdido la habilidad de apelar a la curiosidad del lector que nos demostró en El corredor del laberinto. Me recuerdo a mí mismo leyendo esa última novela, y terminando cada capítulo con la necesidad imperiosa de leer el siguiente, y así continuamente hasta leer el libro en un par de sentadas. Aquí, en cambio, cada capítulo me costaba horrores empezarlo, hasta el punto de que me ha llevado casi un mes leer la novela completa. 
Sin embargo, no todo es negativo en El juego infinito. Lo cierto es que, aunque parece un refrito de varias películas de culto, me parece bastante original en ciertos aspectos. Además, Dashner consigue remontar en las últimas cien páginas, llegando a un final que deja la puerta abierta a una buena conclusión. En Goodreads aparece como una biología cuyo desenlace, The Rule of Thoughts, se publica este verano. Le daré una oportunidad porque, a pesar de todos los contras, no he quedado disgustado del todo con El juego infinito. Aún confío en ti, Dashner. 
3/5

martes, 10 de junio de 2014

Estoy leyendo: Amy y Roger, de Morgan Matson

Sinopsis:
Para encontrar el verdadero camino, a veces tienes que perderte... 
Amy no quiere que llegue el verano. Su madre ha decidido mudarse al otro extremo de los Estados Unidos, y ahora Amy tiene que llevar el coche desde California a Connecticut. El problema es que, desde la muerte de su padre en un accidente de tráfico, no se siente capaz de ponerse al volante. Y aquí entra Roger, un amigo de la infancia que también debe viajar al otro lado del país, y que carga con sus propios problemas. A medida que avanzan, ambos descubrirán que las personas que menos esperas pueden convertirse en las más importantes y que a veces es necesario dar algunos rodeos para llegar a casa. 
Estoy leyendo Amy y Roger... y está siendo una muy grata sorpresa. Esta novela es todo lo que necesitaba ahora mismo. Estas últimas semanas están siendo de locos lo que explica la casi absoluta inactividad por estos lares, por lo que no veía el momento en que pudiera coger un libro ameno y sin pretensiones que me permitiera desconectar. Amy y Roger está resultando ser un viaje muy agradable del que por ahora no puedo decir absolutamente nada negativo, y ya lo llevo por la mitad. Muy pronto os cuento mi impresión final, pero dudo mucho que la cosa decaiga; en todo caso, ¡que mejore aún más! Si sigue así, Amy y Roger se ganará un puesto en la habitual lista de mis mejores lecturas de este año. ¡Estad atentos! 

viernes, 6 de junio de 2014

Los 100, de Kass Morgan

Mentirosos. Ladrones. Rebeldes. Héroes. 
Os cuento de qué va esto. La Tierra no es más que un cementerio tóxico después de una brutal guerra nuclear que asoló el planeta, inhabilitándolo y destruyendo todos sus recursos básicos. Sin embargo, la raza humana consiguió perpetuar la especie gracias a las expediciones espaciales enviadas desde la Tierra. Ahora, alrededor de trescientos años más tarde, se hace absolutamente necesaria una expedición a la inversa. Nadie sabe si la Tierra es habitable de nuevo, pero la desesperada situación que se vive en el espacio requiere de la misma manera un plan desesperado: la expedición de cien jóvenes delincuentes que deben reconolizar la Tierra. Ha llegado el momento de averiguar si tal cosa es posible. 
Como sabéis, existe una serie basada en esta novela que retransmite cada semana la cadena norteamericana The CW. Comencé a seguirla cuando se estrenó, allá por abril, ya que la premisa era irresistible; no obstante, la dejé abandonada porque no me terminaba de convencer. Había oído que entre la serie y la novela había más de una diferencia, por lo que quería darle una oportunidad a Kass Morgan y a sus cien. Y me he encontrado con una novela muy entretenida que, sin embargo, se queda a mitad de camino. Aunque la premisa podría dar mucho más de sí, la autora se limita a introducirnos en su mundo, dejando abierta la puerta a algo que puede ser muy grande. 
Quería leer algo ligero, ya que aún sigo algo ocupado con los últimos coletazos de la carrera y no dispongo del tiempo necesario como para leer algo de George R. R. Martin; pues bien, en este sentido, Los 100 cumple con su función de aportarnos unas pocas horas de puro entretenimiento. Nada más que eso. Podríais pensar que el tema que trata daría lugar a una profunda reflexión sobre qué estamos haciendo con nuestro planeta... pero no. No estamos ante esa novela. Los 100 no deja de ser una novela juvenil, así que nos llega con su dosis necesaria de amoríos; no en vano la contraportada avisa de que los jóvenes, si quieren sobrevivir, tendrán que aprender a confiar los unos en los otros e, incluso, deberán dar al amor una segunda oportunidad.  
A través de cuatro personajes muy distintos entre sí, acompañaremos a los cien en su expedición a través de la Tierra. Morgan nos ofrece una novela llena de misterio, supervivencia, amistad y amor que puede llegar a gustar mucho; sin embargo, los amantes del género sci-fi podrían quedar profundamente decepcionados con esta novela, ya que se limita a sentar las bases de lo que será. Porque, efectivamente, será una trilogía cuya segunda entrega, Day 21, se publicará en septiembre. Respecto a la serie, pretendo darle una oportunidad al resto de la primera temporada, ya que no me estaba disgustando del todo; además, ha sido renovada por una segunda tanda de capítulos que pueden ir a mejor. En cualquier caso, si buscáis una lectura amena, Kass Morgan os la garantiza.
3,5/5

jueves, 5 de junio de 2014

Fecha de lanzamiento de Ciudad del fuego celestial

Coincidiendo con la Feria del Libro de Madrid, nuestros amigos de Destino han anunciado finalmente  la fecha de publicación de lo que supondrá el desenlace de unas de nuestras sagas favoritas. Se trata, efectivamente, de Cazadores de sombras, cuya última entrega, titulada Ciudad del fuego celestial, verá la luz el próximo 23 de septiembre. Teniendo en cuenta que se publicó en Estados Unidos hace poco más de una semana, esta vez no podemos quejarnos, ya que solo tenemos un verano de por medio. Lo dicho: apuntad la fecha en vuestras agendas, ¡que en unos pocos meses lo tendremos en nuestras manos! 
Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP